Análisis de Battlefield 4 en Xbox One: Campo de batalla 2013

Ahora que llevamos casi un mes con Battlefield 4 en Xbox One, ha llegado el momento de hacer análisis de la situación.
Nota

2013 y Xbox One se han convertido en un campo de batalla para Battlefield 4 y Call of Duty Ghosts. Los dos juegos se han presentado como lo más avanzado dentro de sus franquicias respectivas. Ambos han llegado con su lanzamiento a dos generaciones de consolas, casi al mismo tiempo. Sin embargo, los argumentos de cada uno son muy diferentes. Ambos tienen sus armas y han corrido una suerte diferente en manos de los jugadores. Aquí nos hacemos cargo del título de DICE, distribuido por Electronic Arts, que lleva el sello de la calidad gráfica por delante. ¿Cumple con lo que esperábamos?

Ahora que llevamos casi un mes con Battlefield 4 en Xbox One, ha llegado el momento de hacer análisis de la situación. El juego, como nos prometieron, es tan espectacular que duele por momentos. Pero ese dolor se siente también en el apartado online. Uno que nos prometieron brillante y que aún no hemos visto lucir, por mucho que la nube de para 64, 128 o mil jugadores simultáneos. ¿Hasta cuándo tendremos que esperar?

El lanzamiento del juego ha sido un quiero y no puedo. Battlefield 4, sin embargo, nos hace volver cada poco tiempo a ver si ya está listo para nosotros. Pero el propio juego, a pesar de las actualizaciones que vemos llegar a otras plataformas, se empeña en echarnos al Dashboard de Xbox One. Ya lo hace menos, pero como dicen, la primera impresión es la que cuenta.

Si has tenido mala suerte, encontrar partidas en condiciones ya es una aventura. Eso, a pesar de que supuestamente hay más capacidad en Xbox LIVE que en los servidores de PC o PS4. Pero, cuando funciona… cumple con lo que cualquier aficionado a la saga pudiera esperar. Los escenarios son grandes, los vehículos están para servirnos y jugar con amigos se convierte en algo más que épico. Esto, en el apartado online, porque el modo historia aún no lo controlan bien en DICE.

Battlefield 4 - Desde la cabina - En XboxManiac.es

Battlefield 4 – Desde la cabina.

El legado de la serie ambientada en la II Guerra Mundial se ve a la perfección aquí. Incluso tenemos el modo Comandante de Battlefield 2 y las estructuras se caen como nunca hubiéramos soñado en Bad Company 2. Sí, estamos ante una evolución de lo que ya habíamos jugado. Justo, lo que en teoría le podíamos pedir. Además, el aspecto gráfico se lleva una de las notas más altas, aunque Ryse Son of Rome siga reinando en esta primera hornada de títulos.

La fórmula de Battlefield 4 es la de siempre, con esos toques prestados de la saga Call of Duty. En su mayoría, los buenos, sin enemigos infinitos y pasillos repetitivos. Es decir, tenemos combates con vehículos, sorpresas y un intento de meternos en una historia para recordar. DICE ha conseguido su propia marca, aunque cada dos años veamos las comparativas típicas con la competencia. Una que se ha dormido, por mucho que las ventas aún acompañen. Pero, ¿han sabido aprovechar esta oportunidad de debutar en Xbox One?

Pero volvamos al multijugador, que es la estrella, por mucho que nos pese. Nos han vendido combates con hasta 64 jugadores, un modo comandante para dirigir las tropas, compatibilidad con Xbox One SmartGlass o niveles que cambian en medio de la acción. Todo esto está dentro de la instalación obligatoria que nos hace esperar más de media hora antes de jugar. Ganamos experiencia, tenemos las estadísticas en todas las pantallas que queramos y desbloqueamos armamento cuando lo hacemos bien. Eso está presente, junto a las descargas de contenidos, que van a tardar en llegar más de la cuenta y sí, nos harán rascar el bolsillo.

Soldados en Battlefield 4

El modo Comandante nos da una perspectiva distinta en Battlefield 4.

Además de los modos tradicionales, lo que más se ha trabajado es un intento de convertir el multijugador en pequeñas campañas. Unas que cambian cada vez que jugamos con personas diferentes. Este intento se basa en superar retos que pueden ser activar un satélite o derribar una barrera que impide el paso a los vehículos. Unos son más importantes que otros, pero en general necesitan de cierta preparación y coordinación. Así que jugar con el Communicator activado es casi obligatorio y evitar a los niños rata, imprescindible en Battlefield 4.

Los cambios climáticos son una excusa excelente para probar los complementos que tanto nos cuesta desbloquear. La mira nocturna, el disparo rápido y cualquier otra opción apropiada significan esa ventaja legal que solo las horas de juego (o los chivatazos) nos proporcionan. Esto es lo que realmente da profundidad al juego, más allá de las partidas en que los cuatro grupos de turno intentan derrotar a los demás.

Battlefield 4 toma elementos de la campaña y los lleva al multijugador sin preocupaciones. Además de las pequeñas misiones dentro de un nivel, como los típicos puntos de control o la toma de posiciones, tenemos movimientos que cambian la película. El contraataque en el cuerpo a cuerpo, si vemos al enemigo, es esa lotería que siempre funciona en el cine. Los francotiradores tienen que volver a leerse el manual, una vez más, para sacarle partido a cada bala. En fin, esta saga ha de verse como la más técnica de las dos en liza y DICE parece defenderlo, por mucho que puedas jugar a lo loco y vivir partidas ratoneras.

Battlefield 4 desde un vehículo

Las misiones guiadas, en vehículos, están en Battlefield 4.

Las diferencias con Battlefield 3 no solo se ven en el diseño de los escenarios, sino que ahora podemos hablar de infinidad de clases. Unas que no están marcadas solo por las armas elegidas, sino por los accesorios que llevamos. Así, las limitaciones son muchas menos y los perfiles que guardemos nos harán cambiar con ligeras modificaciones o grandes diferencias. Además, la velocidad con que podemos entrar en acción, el lugar o si lo hacemos directamente en un vehículo significarán el éxito o el fracaso. Algo que ya habíamos asimilado antes, pero que se ha depurado mucho. Eso, si los servidores están de buenas, claro.

Encontrar nuestro mapa favorito nos va a llevar tiempo en el multijugador de Battlefield 4. Esto depende de con quién juguemos y qué equipación elijamos. Los hay grandes, con vehículos que pueden ir por tierra, mar o aire. También nos encontramos escenarios limitados, por mucho que queramos destruir las estructuras a base de explosivos. Digamos que este título incluye muchos juegos en uno, con intención de contentar a todos, aunque en la práctica veamos que se ha puesto más empeño en unos pocos. Según juguemos en conquista, dominación o imitemos al clásico Counter Strike, pronto tendremos unas combinaciones favoritas. El juego no hace por mostrarnos todo el repertorio, sino que debemos poner empeño por ver el resto.

En el mar también hay sitio para Battlefield 4

En el mar también hay sitio para Battlefield 4.

Si quieres tomarte un respiro de los estilos más habituales, el modo comandante te puede dar lo que pides. Un mapa cenital nos deja ver a los otros jugadores (ver todos los slots llenos es increíble). Ahí elegimos por dónde atacar, quién lo hace y se pueden coordinar verdaderas batallas en equipo. Aunque quien esté sobre el terreno no sepa que acata órdenes. Conocer los mapas y saber cómo dividir a las tropas se convierte en una experiencia con la que sientes poder, control y que en el futuro puede ser brutal. ¿Veremos una mejora progresiva, gracias a la nube, o tendremos que esperar a Battlefield 5?

Con suerte, si todo va bien en el multijugador, quizá dejes el modo historia para cuando tus amigos no estén presentes. Algo que, las primeras semanas de tener el juego puede ser imposible. Así que, cuando toques el modo historia, verás que no le falta ni un solo elemento típico. Las misiones guiadas, las de tirador, por tierra, mar o aire, los pasillos, los espacios más abiertos, los asesinatos a sangre fría, las traiciones… pero, ante todo, poca imaginación. Es como si todo lo hubiéramos visto ya. Eso sí, con un aspecto gráfico muy cuidado, gracias al motor Frostbite 3. Uno que aún esperamos que luzca mejor en títulos próximos, porque aún recurre demasiado a trucos de la generación anterior, por ejemplo, en las texturas repetidas o la vegetación hecha con un par de polígonos.

Partículas de Frostbite 3 en Battlefield 4

Prueba a contar las partículas de Frostbite 3 en Battlefield 4

El nivel gráfico de Battlefield 4 se aprecia, sobre todo, en el modo campaña. Aunque nos habían prometido que, con la nube, no habría diferencias en este sentido frente al multijugador. Habrá que esperar a que aprendan a usarla, al menos, una entrega más. El resultado dentro del juego es algo irregular. Según se aprovecha la iluminación, se explota el rango dinámico o nos encontramos con edificios enteros que se caen, da la sensación de estar ante algo nuevo o ya visto. Si vienes del PC, el cambio te resultará menos espectacular respecto a Battlefield 3, pero en consolas, se aprecia el salto de generación.

Por lo general, la historia de Battlefield 4 se te pasará como un limpiaparabrisas. En lo que te duran dos entregas de El Hobbit habrás visto todo lo esperable, pero te quedas con ganas de que alguien hubiera escrito algo más largo. Que esos personajes exhiban más sus actitudes o motivaciones. Quizá las prisas se hayan llevado por delante un par de horas de modo historia. Esperemos que no haya sido la posibilidad de venderlas, más adelante, como contenido descargable.

Los apartados técnicos, a nivel visual, se quedan muy por encima del sonido o la optimización del online, el guión o los tiempos de carga e instalación. Battlefield 4 ha conseguido un logro al llegar junto a una consola de nueva generación. Está claro que contar con un hardware muy parecido al de un PC jugaba a su favor. Pero se nota que la plataforma aún está sumamente verde. Dentro del juego faltan recursos que acompañen esa inmediatez que nos han prometido con Xbox One. También se echa de menos algo más de tiempo para que los desarrolladores aprovechen elementos como los procesadores dedicados al sonido. Unos que nos dejan en silencio cuando queremos escuchar todo en Dolby DTS. La mejor opción de serie en esta consola, que se atreve de salida con un Battlefield.

Bring by Xbox

+ Se porta bien a nivel gráfico, tiene un multijugador que promete hacerse realmente grande y aporta algunos momentos realmente espectaculares, tanto en el modo historia como en multijugador.
- Esperemos que el nivel visual sea solo un primer paso en la nueva generación y que pronto veamos más resolución, mejor suavizado de vértices y más opciones multijugador dentro de este juego, que puede aprovecharse mucho de la nube de Xbox One.


  • No entiendo las hostias que se está llevando Battlefield 4. Yo tengo el Premium y estoy encantado con el juego aunque sea un manco. He escuchado argumentos de profesionales: detección en servidor, las balas que desaparecen, etc…