Análisis de D4 Temporada 1 en Xbox One

David Young y compañía se dejan querer en el análisis de D4 Temporada 1, el primer juego de SWERY para Xbox One, con humor marca de la casa y mucho más.
Nota

Durante el E3 2013, Microsoft tenía que sobreponerse a la dura situación que se produjo tras la presentación de una Xbox One pensada para otros tiempos y otra cultura. Por eso, presentó varios títulos exclusivos, entre ellos el nuevo trabajo del polémico SWERY. Ya ha llovido bastante desde entonces y hoy os traemos el análisis de D4 Temporada 1 para que descubráis de antemano lo que os depara en dicha aventura.

Antes de empezar con el análisis de D4 Temporada 1, hay que destacar que la campaña de publicidad que le ha dedicado Microsoft ha sido anecdótica. Es incomprensible que nos hayamos pasado prácticamente un año sin saber nada de él, y que además, de la noche a la mañana se anuncie su fecha de lanzamiento… al día siguiente. No es lo que cabría esperar de un juego exclusivo, del que además se espera buenos números en el mercado japonés, durante el primer año de vida de la consola.

Pero bueno, ni Acces Games ni Microsoft Studios tienen la culpa de ello, por lo que mejor pasamos a otro tema: su nombre. El diminutivo (por llamarlo de alguna manera) D4 esconde el auténtico nombre del juego, Dark Dreams Don’t Die, mientras que lo de Temporada 1 nos desvela el formato episódico de la aventura que tan de moda han puesto últimamente desde Telltale Games.

De qué va Dark Dreams Don’t Die

Lo que os vamos a contar a continuación se nos revela durante la primera media hora de juego, por lo que no penséis que os estamos destripando el argumento cruelmente en el análisis de D4 Temporada 1.

En D4 encarnamos a David Young, un antiguo agente de policía de Boston que trabajaba en la unidad de narcóticos. Un día, alguien asalta su hogar, mata a su mujer ante sus propios ojos y le propina una brutal paliza que debería haberle matado. Lo único que recuerda nuestro protagonista son las últimas palabras de su esposa Little Peggy, antes de morir: “busca a D”.

Young, en el papel de hombre atormentado que vive estancado en el pasado, decide dejar el Cuerpo de Policía y se dedica en cuerpo y alma a investigar por su propia cuenta al tal D aprovechando la habilidad que ha desarrollado tras el incidente: es capaz de viajar al pasado a través de huellas que encuentra en ciertos objetos, siendo capaz así de encontrar nuevas pistas para acercarse poco a poco a su objetivo gracias a la ayuda de Forrest Kaysen, un antiguo compañero de la unidad.

David Young juzga nuestro análisis de D4 Temporada 1.

David Young juzga nuestro análisis de D4 Temporada 1.

Con estos elementos sobre la mesa, Young llega a la conclusión de que D es alguien relacionado con el mundo de las drogas, especialmente con una sustancia bastante reciente conocida como sangre real a la que rodean muchos misterios sin resolver. Dicho esto, nuestra aventura comienza indagando el paradero de un traficante que desaparece en pleno vuelo sin dejar rastro.

Hablando se entiende la gente

A grandes rasgos, podríamos decir que D4 es una aventura gráfica point’n click de las de toda la vida. No podremos controlar a Young libremente, sólo podrá desplazarse entre unos puntos determinados del escenario. Desde dichos puntos podremos interactuar con algunos objetos o personajes que estén a nuestro alcance controlando un puntero de forma similar a la de un ratón de PC. Dejándolo sobre los elementos destacados los investigaremos y descubriremos más sobre naturaleza, algo totalmente opcional pero recomendable para empaparnos de todos los detalles de la historia que se nos quiere contar.

El núcleo de la aventura se llevará a cabo en el apartamento de Young, desde el cual accederemos a los momentos que nos desbloquean las huellas y al cual volveremos cuando decidamos dejarnos experimentos para volver al presente, jugando ambos escenarios en paralelo.

La observación es un aspecto clave en D4.

La observación es un aspecto clave en D4, más por lo interesante del tema que por su utilidad en la jugabilidad.

Young tiene un piquito de oro y, aunque no lo parezca, los tiene bien puestos. El curso normal de la acción consistirá en determinar nuestro objetivo y hacer lo que haga falta para alcanzarlo, lo que nos llevará a hablar con personajes, explorar la zona, interactuar con los elementos del escenario y vernos arrastrados accidentalmente en tramas secundarias. Y sí, pese a que las capturas no inciten a pensarlo, está subtitulado en español.

Pese a que la fórmula está muy mascada a estas alturas de la vida, se demuestra una vez más que si el mundo en el que nos sumergimos y los personajes son interesantes y originales, la experiencia vale la pena. Lamentablemente, no encontramos demasiados acertijos y puzzzles, y los poco presentes distan mucho de ser complicados de resolver, por lo que las comparaciones con los grandes del género (si es que lo podemos encajonar como una aventura gráfica) no terminan de dejar a Dark Dreams Don’t Die en una muy buena posición.

La salud lo es todo para un detective

D4 añade una serie de elementos bastante curiosos a sus mecánicas de exploración. Nos referimos a la salud, a la fuerza, a los créditos y a la visión, que son piezas clave de su jugabilidad, aunque la presencia de alguna de ellas chirría un tanto.

Los créditos en D4 nos servirán para comprar comida con la que recuperar fuerzas y nuevos trajes con los que disfrazar a los personajes, además de otros elementos como discos de música. Los conseguiremos charlando con los personajes, recogiendo emblemas coleccionables e interactuando con los objetos del escenario. La fuerza en D4 determina las acciones que puede hacer Young. Es un contador que se va gastando según inspeccionamos objetos, y el valor de cada acción dependerá de la magnitud de la misma. Si nos quedamos sin fuerza, llegaremos al game over y tocará volver al presente, manteniendo el último punto de control del pasado.

La huella de SWERY en D4 Temporada 1 está por todas partes.

La huella de SWERY en D4 Temporada 1 está por todas partes.

La visión en D4 nos ayudará a encontrar pistas que se nos hayan pasado por alto, aunque su utilidad es un tanto escasa para cualquiera que sea un mínimo afán de coleccionismo. Conseguiremos más visión tomando alcohol y algunas que otras comidas. Finalmente, la salud en D4 nos servirá de barra de vitalidad en las escenas de QTE frenéticas que nos encontramos en algunos momentos del juego. El juego está repleto de Quick Time Events, pero hay que hacer la distinción entre los eventos lentos de casi toda la aventura y la sucesión de QTE que se nos plantea a toda velocidad en algunos puntos. Podremos recuperar salud comiendo y consiguiendo tiritas.

Kinect se apunta un tanto con D4

A día de hoy, a muchos estudios parece no importarles en absoluto las funcionalidades de Kinect, hasta llegar al punto de que Microsoft venderá muy pronto Xbox One y Kinect por separado. En D4 Temporada 1, en cambio, encontramos dos modos de juego: uno convencional con el mando y otro enfocado al periférico, en el que todo lo tendremos que controlar con nuestros brazos.

El modo de juego de Kinect en Dark Dreams Don’t Die está bastante logrado, no queda forzado, es intuitivo y deja un buen sabor de boca, aunque la dificultad de algunos QTE nos puede hacer la vida imposible. Eso sí, sigue siendo infinitamente más cómodo jugar con un mando entre las manos, aunque la experiencia que se nos propone para el periférico no deja de ser interesante por ello.

Los QTE con Kinect pueden hacerse bastante complicados.

Los QTE con Kinect pueden hacerse bastante complicados. Abstenerse los más torpes.

Si el resto de estudios pusieran de su parte en intentos similares, quizá la situación respecto a Kinect y Xbox One fuera diferente. O quizá no, a saber.

SWERY de mis amores

Hay algo que todavía no os hemos comentado en profundidad en este análisis de D4 Temporada 1, y es que Hidetaka Suehiro, más conocido como SWERY, es uno de los principales responsables del juego que hoy nos ocupa. Quizá no sabéis quién es, pero ya os adelantamos que es un tipo al que o bien se le ama o bien se le odia y a cuyo nombre suele precederle un WTF como una casa de grande. Su trabajo en Dark Dreams Don’t Die no es una excepción, pero no llega a desatarse hasta la locura.

La historia que os hemos contado de David Young suena sobre el papel como algo bastante serio. De hecho, es un thriller repleto de intriga y misterios que nos dejarán con ganas de más, pero también cuenta con una dosis de humor muy SWERY (véase Deadly Premonition para más detalles) que descolocarán a más de uno. Es algo difícil de describir (y tampoco queremos destriparlo), pero gracias a ciertos numerosos detalles perfectamente integrados D4 gana una faceta a recordar, pese a que en ciertos momentos parezca que no se tome en serio a sí mismo.

Conclusión del análisis de D4 Temporada 1

La historia que nos cuenta Dark Dreams Don’t Die es muy interesante, sus personajes están muy bien construidos, los coleccionables ocultos dan bastante información sobre aspectos de la trama que completan lo jugado y el humor marca de la casa no será fácil de olvidar. Exceptuando el tema de la fuerza para investigar, las mecánicas son sencillas pero efectivas, pese a que se eche en falta la presencia de acertijos. Aun así, la sensación tras completar D4 Temporada 1, cuya duración ronda las cuatro horas (y ojo, que es bastante rejugable), es más que satisfactoria.

La mala campaña de publicidad de Microsoft no hace justicia al trabajo de Acces Games. D4 Temporada 1 nos deja muy buenos momentos en los primeros compases de una aventura que seguirá creciendo durante los próximos años, y que esperamos que no tarde demasiado en volver a hacer acto de presencia en forma de D4 Temporada 2 en Xbox One, porque menudos cliffhanger se marca al final de cada capítulo.

Dark Dreams Don’t Die está disponible desde el pasado 19 de septiembre en Xbox Live, de forma exclusiva en Xbox One a un precio de 15 euros. Desde aquí podéis echar un ojo a su página oficial en la tienda digital de Microsoft.

Brought by Xbox

+ Humor marca de la casa. Historia absorbente. Técnicamente muy resultón. Los cliffhangers. Aprovecha bien Kinect.
- Jugar con Kinect es muy cansado. El sistema de fuerza es un tanto absurdo. Algo corto. Deja con muchísimas ganas de más por su formato episódico.


  • Jose_Mr_One

    Buen análisis.

  • Tucson_XM

    Buen trabajo Silvano, me ha gustado el análisis. Estaría bien que salieran todos los capítulos en un pack.

    • xboxmaniac

      Estaría bien que te tiradas al barro y pillaras la INE, Tucson. Te pierdes ya unos cuantos must have.

      • Tucson_XM

        Estaría bién, siendo el primer Maniac que se ha terminado el Deadly Premonition. Necesito más juegos como éste en One.

  • Juan Negro

    Un pequeño error, “tenporada” en el texto. Buen análisis.

  • XMsieg

    Probando

    • xboxmaniac

      Aprove
      El 27/10/2014 14:07, “Disqus” escribió: