Análisis de EA Madden NFL 15 en Xbox One

Como cada año, uno de los más vendidos este es EA Madden NFL 15 en Xbox One, aunque sea en Estados Unidos, donde aún es el deporte que lo parte.
Nota

Si eres aficionado al fútbol americano, tienes suerte, porque también puedes jugarlo en casa, sin mancharte ni arriesgar tu integridad. Aunque con EA Madden NFL 15 en Xbox One, lo más difícil puede ser encontrarlo en formato físico. Por eso de que fuera de Estados Unidos es menos popular que los FIFAs, NBAs y compañía. Pero, como mejor en su género y virtualmente único, hay mucho que destacar.

EA Madden NFL 15 es un juego donde pasamos más tiempo pensando que corriendo.

EA Madden NFL 15 es un juego donde pasamos más tiempo pensando que corriendo.

En el terreno de juego, tenemos un título donde la estrategia y las tácticas son el 90%. Es decir, se trata de un deporte de contacto, sí, pero las pizarras (Microsoft Surface 2 esta temporada) y las órdenes de equipo son lo que mueve las piezas sobre el campo. Es algo que cuesta bastante ver a quien se enfrenta por primera vez a esta actividad. Pero, si con el fútbol somos todos seleccionadores, en el americano parece que Patton y Rommel se apoderen de la afición cada partido.

EA Madden NFL 15: por un puñado de yardas

Mientras que correr un puñado de yardas sobre el campo se convierte en poco habitual, las pausas para sacar y cambiar la táctica se suceden continuamente. No es que hayamos descubierto la pólvora, pero sí que se nota la madurez de la saga de Electronic Arts. EA Tiburon llevan décadas detrás de esta serie de éxito indiscutible en Norteamérica. Los años han servido para depurar el juego y, aunque en Xbox One puedas esperar más inmediatez o mejor acabado, la experiencia se vuelve bastante fluida cuando conoces los tiempos.

EA Madden NFL 15 ofrece muchas aproximaciones al deporte. Pero, sobre todo, parece hecho para los más aficionados a este. Enfrentarse a un FIFA 2015 lo puede hacer cualquiera, pues con el stick izquierdo y un botón es posible marcar la primera vez que juegas. Sin embargo, en Madden las cosas no son tan sencillas y conocer las reglas se vuelve vital. El ritmo se puede aprender con práctica, pero la sensación es de estar ante un partido televisado con multicam y rodeado de amigos de lo más entendidos.

Las oportunidades para los neófitos pasan por una explicación ligera de cada situación, un entrenamiento intenso y exigente, así como varias opciones que automatizan las decisiones, jugadas y demás aspectos del juego. Una vez superado todo esto, el juego puede cumplir una función didáctica impresionante. Pero no es de lo más amigable para entender y amar el fútbol americano. Para eso, sigue siendo mejor algún amigo que controle, empiece poco a poco y se adapte a las ganas que tengamos de aprender.

Metidos en faena, EA Madden NFL 15 mejora respecto a la edición anterior en aspectos quizá demasiado sutiles. Añade opciones a los placajes, que ahora permiten controlar mejor la dirección y el objetivo. Esto hace que nos creamos más participativos, aunque la curva de aprendizaje se hace un poco hacia arriba y el stick izquierdo puede echar humo hasta comprender la dirección en que nos tiramos.

El control, en general, se ha vuelto aún más preciso e inmediato. Algo que ya parecía suficiente el año pasado, pero que se agradece. Aunque el cambio sea poco destacable. Sin embargo, como pasaba la temporada anterior, hay fallos gráficos, de colisión y situaciones que demuestran cierta precipitación en el lanzamiento. Eso, a pesar de las actualizaciones que hemos visto desde que llegó a las tiendas. Esperar unos meses para empezar la temporada y analizar el juego ha sido lo mejor. Pero en Electronic Arts parecen haber dejado algunos aspectos técnicos para el año que viene, lo cual no resulta nada agradable cuando nos encontramos con algún bug demasiado cantoso.

El control en los placajes es una de las mejoras de EA Madden NFL 15 respecto a la temporada anterior.

El control en los placajes es una de las mejoras de EA Madden NFL 15 respecto a la temporada anterior.

Fuera del campo, tenemos un espejo de lo que es el FIFA Ultimate Team. Es más, parece que en Madden MUT nació al mismo tiempo que su contrapartida más europea. Las cartas, que en Norteamérica eran una religión hace décadas y ahora han perdido mucho valor, son otro de los aliciente para engancharnos al juego. EA Madden NFL 15 tiene ese encanto que ofrecen los sobres y packs que llegan al completar acciones del juego. Es un extra que bien podría venir aparte, como hacen otras compañías con sus cartas, pero que encaja de lujo con este título.

Otro de los elementos que añaden profundidad al juego es la posibilidad de crear un plan para el modo Franquicia conectada. Aquí, llevamos a nuestros jugadores al máximo, con entrenamientos programados y actividades complementarias, de forma que sean mejores en el campo. La recompensa por hacerlo bien son puntos de experiencia, mejoras en los atributos y una forma de implicarnos más con el juego.

La interfaz, que por un lado es bastante rápida y ha mejorado con las actualizaciones, por otro resulta demasiado rígida. Es otro de los aspectos que impiden llegar de nuevas a este deporte y a esta saga… y disfrutarlo desde un primer momento. Hay que armarse un poco de paciencia para entender por qué los desarrolladores, con tanta experiencia a sus espaldas, han dedicado tan poco tiempo a hacer algo más amigable.

En juegos como este, donde estamos más tiempo mirando menús que actuando sobre el campo, los modos online suelen ser bastante agradecidos. Es el caso de EA Madden NFL 15, que nos puede tener enganchados a partidas online durante horas, en la comodidad del sillón. En algunos casos, podemos hacer que sea más parecido a jugar una partida de ajedrez que un título deportivo. Aunque ofrece opciones suficientes para controlar el tiempo, elegir cómo serán las partidas o evitar desequilibrios entre contrincantes. Solo hay que leer bien las opciones de juego antes de aceptar.

De los aspectos técnicos, hay poco que contar. Se ve mejor que ningún otro anterior en la franquicia, aparte de los fallos que aún mantiene, como los objetos que se solapan o atraviesan. Los reflejos de todo el campo en los cascos, la hierba y los efectos de cámara engañan a primera vista, como si de un partido real se tratara. Es algo espectacular, como el propio fútbol americano, y se nota que es una marca muy popular que en EA saben vender por los ojos.

En general, vemos una evolución ligera respecto al Madden del año pasado. Los detalles hay que buscarlos casi con lupa, pero se agradecen enormemente. Con pasitos así, resulta difícil decidirse a comprar todos los años el juego, sobre todo, alejados de la Super Bowl y sin amigos para echar partidas y discutir jugadas cara a cara. Pero, si eres aficionado al deporte y no tienes aún un NFL de Xbox One, este te vendrá de perlas.

Brought by... Xbox

+ Es el mejor... y único juego de fútbol americano que tenemos en Xbox One. El aspecto gráfico es muy realista. Tiene muchas opciones dentro y fuera del campo.
- Las mejoras son mínimas respecto al año pasado. Tiene fallos que rompen la ambientación. La interfaz resulta poco amigable.