Análisis de F1 2015 Xbox One en busca de volantes

El análisis de F1 2015 en Xbox One nos llega con tantas ganas de competición que nos saltamos los escollos técnicos, ausencias y esperamos nuevos reglajes.
Nota

Es hora del análisis de F1 2015 Xbox One, ahora que ya habrás elegido entre los volantes compatibles, ¿no te parece? Pues sí, después de un Gran Premio de Hungría apasionante, con la final victoria de Sebastian Vettel y su Ferrari, junto una triste semana con el trágico fallecimiento de Jules Bianchi,  empezaron como cada año las habituales vacaciones de verano para el Gran Circo de la Fórmula 1.

Se avecina casi todo un mes sin competición, la actividad de los equipos se concentrará en las fábricas, a puerta cerrada. Como deberían matar el tiempo los aficionados a la F1? Algunos dirán que la F1 es aburrida (a veces no les falta razón), otros tendremos la esperanza que Codemasters nos rellene nuestro vacío con el nuevo F1 2015 ¿Lo conseguirá?

La desarrolladora Codemasters, con amplia experiencia y reputación en videojuegos de simulación de conducción, lleva desde 2010 desarrollando el videojuego oficial de la F1. Desde 2010 hasta el 2014, Codemasters diseño los antiguos títulos para la generación anterior de consolas, con un resultado bastante satisfactorio. Después de casi dos años de next-gen, Codemasters saca el primer título de F1 para las nuevas consolas, que sorprende y decepciona a la vez.

La fidelidad visual es uno de los puntos a favor en el análisis de F1 2015 para Xbox One.

La fidelidad visual es uno de los puntos a favor en el análisis de F1 2015 para Xbox One.

Y es que los títulos de F1 nunca han sido malos juegos, generalmente han gustado a la afición, no como otras licencias oficiales como MotoGP, que destacan por su dejadez. Aún así y dejando escapar el primer año con consolas más potentes, Codemasters se ha relajado deliberadamente, mejorando en pocos aspectos y ha recortado prácticamente la esencia más característica de los antiguos títulos.

Puntos flacos en el análisis de F1 2015

F1 2015, es un videojuego estéril, sin alma y sin carisma. Codemasters nos vende un juego a medias, ya que se han cargado su pilar básico, el Modo Trayectoria. ¿Que tipo de broma es esta? Quien compraba los antiguos títulos para no jugar al Modo Trayectoria? Como hemos dicho este Modo era el alma del videojuego, que simula la máxima categoría del automovilismo.

Todos extrañaremos crear nuestro piloto, empezar en un equipo pequeño, conseguir resultados aceptables, que nos envíen ofertas de contratos, y en resumen, creer que somos pilotos promesas de Fórmula 1, con un único fin, ganar el título mundial. A cambio en Codemasters creen que nos vamos a conformar con el Modo Campeonato, donde tendrás que escoger un piloto entre los 20 pilotos de la parrilla. Pero esto no es todo, existen más recortes en contenido: en el Modo Campeonato antes mencionado, existen 3 tipos de distancia de fin de semana, corto (1 vuelta de clasificación y 3 vueltas de carrera), medio (1 sesión de clasificación y 50% de distancia de carrera) y largo (la clasificación con Q1, Q2 y Q3 y la distancia real de carrera, nada más y nada menos que ¡300 kilómetros!). Es decir no podremos decidir como queremos que sea el fin de semana, como si podíamos hacer antiguamente.

Si esto no era suficiente también se ha abolido la Temporada Cooperativa, donde podíamos hacer una temporada entre dos amigos con distintos pilotos, y el Modo Desafío. Además tampoco contaremos con vuelta de calentamiento ni Safety Car (nos hemos encontrado coches parados en medio de una curva durante 10 vueltas).

La vida en boxes es uno de los aspectos "cuidados" de F1 2015.

La vida en boxes es uno de los aspectos “cuidados” de F1 2015.

En resumen, por lo que a contenidos se refiere, dispondremos del Modo Carrera, Modo Professional (Temporada sin ayudas activadas), Carrera Rápida, Multijugador y Contrarreloj. No se prevé que se añada ninguno de los modos perdidos mediante actualizaciones o DLC’s. Por lo menos han tenido el detalle de incorporar la temporada 2014. Tampoco hay rastro de contenido de coches clásicos y circuitos, como tuvimos en F1 2013. Para acabar el apartado de contenido cabe destacar que el Modo Multijugador (Online), deja bastante que desear. El buscador de partidas se divide entre Principiantes, Carrera al Sprint, Experto y una Carrera desafío en el circuito de Silverstone con lluvia. Podremos crear nuestra sala a medida. Como último apunte decir que incomprensiblemente resulta muy difícil encontrar partidas.

Cosas que nos gustan de F1 2015

Pero no todo son disgustos y decepciones, como era de esperar con el cambio de generación, el juego a dado un vuelco muy positivo, tanto gráficamente como en jugabilidad. Como ya avanzamos en el avance de hace pocos meses, Codemasters ha cambiado de motor gráfico, y con ello nos trae una gran salto en detalles y en el modelo de manejo, que se basa en las físicas. Conducir el monoplaza se ha hecho mucho más ameno y satisfactorio, junto con la gran cantidad de detalles visuales (hierba, polvo, humo) y sus 60 frames por segundo, hacen que llevar el monoplaza sea una experiencia de lo más agradable. Especialmente si conducimos con lluvia. Aún así siguen habiendo aspectos gráficos mejorables fuera de la pista, como el público o los árboles, que abusan de texturas planas. Otra cosa que no mejora es el sistema de daños, el mismo que habia en el siglo XX, aparte que cuesta mucho destrozar el coche.

También experimentaremos deficiencias en los rostros y cuerpos de los pilotos, mecánicos y azafatas, que no consiguen el nivel de logro que se esperaba. Esto lo podremos apreciar entre sesiones, ya que Codemasters nos ofrece este F1 2015 con un carácter televisivo y enfocado a la competición, junto a dos comentaristas que no nos agradan del todo.

No hace falta mencionar que disponemos de los 20 pilotos y sus respectivos monoplazas perfectamente idénticos a la realidad, igual que todos los circuitos, con la novedad del nuevo Circuito de México.

La experiencia de conducción mejora sustancialmente si reducimos las ayudas. Las más destacables son la regulación del control de tracción y la ayuda en frenada, que es cierto que han existido desde el primer título en 2010, pero en el 2015 hemos apreciado que se ha suavizado el tipo de manejo entre los tipos de ayudas. Por ejemplo si pasamos de un control de tracción completo a medio, la experiencia es mucho más realista. Y si aún así el monoplaza desliza demasiado saliendo de las curvas, lo podremos compensar ajustando los reglajes.

En este aspecto no hay mucha diferencia respecto a sus antecesores, aunque otra vez, en vez de evolucionar, Codemasters da un paso atrás. Por ejemplo echamos en falta la elección del motor o ajustar la relación entre marchas. Aparte de los reglajes que nos subvenciona nuestro ingeniero, tenemos el habitual televisor, delante del cockpit cuando permanecemos en el box. Ahí consultaremos toda la información necesaria de la sesión como el tiempo, los cronos de nuestros rivales, porque curva de la pista pasan e incluso podremos mirarlos por sus cámaras on board. En resumen, tecnología Live Track, pura y dura, excelentemente lograda.

Cuando pasemos a la acción, con intención de conseguir la Pole Position o conseguir nuestra ansiada victoria, aparte de nuestra habilidad, la IA (mucho más inteligente e inesperada) y los factores de la carrera, el HUD acumula importancia si queremos ser el campeón. Aunque no es una novedad, cabe recordar que podemos gestionar nuestro alerón, la disposición de la frenada, el consumo de combustible o que neumáticos queremos. Ahora sí, como novedad, sino eres antipático como Hamilton, podrás interactuar con tu ingeniero pidiéndole todo tipo de información (dentro del marco legal) como estado de los neumáticos, combustible, el rival más cercano, meteorología…mediante Kinect o por botones. Y hablando de neumáticos no está de más reconocer el gran trabajo que se ha hecho. La relación joystick y contacto de neumáticos con el asfalto es muy satisfactoria, así como su desgaste, que como pasa en la realidad va disminuyendo agarre de forma periódica (vuelta a vuelta vamos perdiendo décimas), hasta un punto que pierden agarre por completo con el posterior pinchazo.

Sonido en el análisis de F1 2015

El apartado de audio es un resumen de todo el juego, es decir agridulce. Cosas que se deben pulir que dejan a la sombra grandes logros. En primer plano, viajando por menús, la melodía es prácticamente siempre la misma, tampoco esperábamos los Greatest Hits de los 80, pero es otro aspecto que transmite dejadez. Cuando nos disponemos a empezar el Gran Premio, escucharemos los comentarios de los dos comentaristas (David Casas y Antonio Dávila) tan famosos como mi vecino. A menudo tienen comentarios poco acertados y con intervenciones muy forzadas, incluso se equivocan de letras. Pero repetimos que se agradece este nuevo carácter televisivo. Para acabar os recomendamos que activéis los subtítulos, ya que los mensajes de radio son inaudibles y no se entienden. Todo esto deja en un segundo plano el excelente ruido del motor, de las ruedas pisando los pianos o el chirrido de las mismas cuando bloqueamos la frenada.

En conclusión, F1 2015 es la descripción gráfica de la lucha entre el bien y el mal. Un juego agridulce, con grandes avances gráficos y jugables pero corto de contenido. Aunque probablemente no sea posible, en XboxManiac no perdemos la esperanza de la inclusión del querido Modo Trayectoria. Hablamos sin saber pero con el corazón. Porque no queremos que Codemasters ni la jugosa saga de F1 entre en dejadez y decadencia, como Milestone y MotoGP.

Brought by... Xbox.

Summary
Review Date
Reviewed Item
F1 2015
Author Rating
31star1star1stargraygray
+ El excelente avance gráfico y de jugabilidad hacen que pilotar un Fórmula 1 sea que más divertido que ver a Alonso luchando por no quedar eliminado en la Q1.
- Todo el esfuerzo destinado en el anterior avance se diluye con los recortes de contenido, y se echa mucho de menos el Modo Trayectoria. También un Online divertido y estable, que damos por seguro que se solucionará.