Análisis de FIFA 15 en Xbox One y FUT

Ya está aquí el análisis de FIFA 15 en Xbox One y llega con un FUT a tope, alguna exclusividad... y marcas que al jardinero del césped le traen de cabeza.
Nota

Cuando hacer un análisis de FIFA era poco menos que sacrificar tiempo y dinero, teníamos otras opciones que barrían literalmente cada título de Electronic Arts. Pero ha pasado mucho desde entonces y son otros los que no han conseguido mantenerse, mientras EA se ha puesto las pilas un año tras otro. Ahora, en Xbox One, podemos decir que el fútbol está en buenas manos. Las de David Rutter y su equipo, que han conseguido hacer que la franquicia mole y evolucione, aunque para gustos… los equipos.

Las vistas lejanas hacen poca justicia a los detalles de FIFA 15.

Las vistas lejanas hacen poca justicia a los detalles de FIFA 15.

La estrategia de mejorar a base de igualar al adversario y superarlo ha dado sus frutos. En los puntos clave, como la jugabilidad, el aspecto visual y las opciones fuera del campo, FIFA 15 demuestra que tiene detrás un grupo solvente. Todo lo que puede hacer el poder económico de Electronic Arts, con una franquicia anual, está en el juego de este año. Sin embargo, este es uno de sus problemas heredados, que no podemos ver cambios radicales ni riesgos por parte de EA. La serie NBA es buen ejemplo de lo que pasa en estos casos. Que cuando se pierde la inercia resulta muy difícil retomar el ritmo.

Análisis de FIFA 15, el primero next gen

Con FIFA 14 descubrimos que solo hacía falta añadir algunos detalles y subir la resolución para tener un juego mejor. Sin embargo, las prisas dieron lugar a muchos fallos que arruinaban la experiencia, como aquellos balones que desaparecían. Este es uno de los factores que FIFA 15 en Xbox One intenta resolver con acierto, el de la fiabilidad. Sin embargo, el componente online nos puede jugar alguna mala pasada, aunque muchas menos que en otros juegos más dependientes de la “nube”.

Dicho todo lo anterior, solo queda repasar las virtudes en este análisis de FIFA 15 en Xbox One, que viene con un FIFA Ultimate Team de lo más adictivo. Justo lo que recomendaban los asesores técnicos, que debieron decidir in extremis lo que es un juego de nueva generación. Esos mismos que quizá pararon los parches de FIFA 14 e hicieron que los desarrolladores pensaran más en los siguientes. Hasta Peter Moore dijo hace tiempo que ya trabajaban en FIFA 16 y 17… Con lo que solo podemos pensar en otro juego de transición. Bueno, no, más bien en una entrega más, que si eres fan de la saga ya tardas en echarle el guante.

Las animaciones y el aspecto de los jugadores se han potenciado a base de bien. Los porteros, eso sí, muestran una velocidad endiablada que a veces parece sobrehumana. Estos han recibido una atención extrema para evitar situaciones desagradables. Aunque no son perfectos y tenemos algunos penaltis vergonzosos, si no marcamos a la primera. En fin, la mejora se nota. Aunque, precisamente, este cambio nos ha hecho perder un poco de potencia en la defensa, que no se corresponde con la efectividad bajo el arco.

Al poco de terminar nuestros primeros campeonatos, FIFA 15 invita a que toquemos los niveles de dificultad. A cambiar todo lo posible, entre las opciones que ofrece. Esto, sin contar con que tenemos miles de jugadores con los que diseñar nuestros equipos. Precisamente, la interfaz es otro de los apartados que han mejorado mucho respecto al año anterior. Ahora está todo más claro, nos invita a probar cosas y ha dejado de ser un trámite que quitaba un poco las ganas de jugar.

Las marcas en el césped se mantienen todo el partido en FIFA 15.

Las marcas en el césped se mantienen todo el partido en FIFA 15.

FIFA 15 reúne la parte de juego tradicional con el de cartas que se ha llevado horas y ahorros en los meses pasados. FIFA Ultimate Team sigue a su ritmo, con modos que nos permiten comprar o ganar sobres, abrirlos y llevarnos sorpresas más o menos agradables. Tener un equipo en FUT es una obligación y enfrentarnos con él a otros seres humanos demuestra lo mucho que le gusta en EA Canadá esto del fútbol… y los juegos de este deporte, claro.

Con poco esfuerzo, FIFA 15 nos mete en una espiral de partidos, alineaciones, minijuegos y mucha información. Tanta, que podemos seguir la actualidad deportiva sin dejar de mirar la pantalla de nuestra Xbox One. Las actualizaciones son continuas y no llevan la eternidad de otros años. Los mensajes en que nos pregunta si queremos actualizar plantillas y datos saltan casi cada vez que encendemos la consola, de forma opcional, lo cual es de agradecer.

FIFA Ultimate Team Legends solo en Xbox

De los elementos exclusivos que aporta FIFA 15 en Xbox, FUT Legends ha sido el más comentado. Este añade algunos futbolistas legendarios a la lista de posibles, de forma que podremos tenerlos en nuestros equipos y ver cómo se llevan con los Messi o Turan de ahora. Solo por esto, el juego ya gana algo que nos invita a estirar esa cuenta de Xbox LIVE Gold que nos cuesta pagar cada año.

En el campo, la situación es bastante positiva. Con opciones añadidas para jugar con amigos, hasta 11 contra 11 en el modo Pro, y mezclar hasta dos jugadores locales con dos en línea. El aspecto gráfico ha recibido otro empujón, sobre todo en las estrellas más conocidas, aunque el resto siga falto de cariño. El público, se repite como de costumbre, pero tiene más presencia y ayuda en la inmersión. Sin embargo, las voces no aciertan. Este año son un punto negativo por los comentarios fuera de lugar y las frases anticuadas.

Los porteros y sus cantadas han salido beneficiados en el análisis de FIFA 15.

Los porteros y sus cantadas han salido bien parados en el análisis de FIFA 15.

Del apartado jugable, el pase largo sigue con su eficacia sobrenatural, aunque en EA parecen interesados en darle un poco de emoción a las jugadas menos creíbles. Algo que se nota más en muchas situaciones que solo la experiencia nos hará valorar. El pie de un zurdo, la recepción desde un saque de portería o las salidas de la defensa tienen un componente aleatorio que se nota más en FIFA 15. La saga va por buen camino y ahora es cuestión de afinar mejor a la hora de aplicar estos golpes de realidad, que en algunos casos desesperan. Pero en otros nos hacen pensar que esto se parece más al fútbol que a un juego de consola. De momento, va por gustos, pero camino del gustar a cada vez más aficionados.

Precisamente, las opciones para cambiar la disposición de los jugadores en el campo ayudan a que nos metamos más en cada partido. Incluso nos podemos olvidar de los menús típicos y confiar en Kinect, que este año suma algunos comandos y, por fin, nos entiende en castellano. De lanzamiento, tenemos la opción de español de España para evitar trucos como el de seleccionar otro idioma, lo cual supone un cambio a mejor. La elección de países y voces nos deja ver que no todos parten con esta ventaja, lo cual debemos agradecer en nuestro caso al equipo de EA España. No dejes de probar eso de decir cuatro, cuatro dos… o todos a defender delante de las visitas, porque fliparán con el resultado en pantalla.

El control mantiene la estructura y exigencia de FIFA 14. Las direcciones son importantes y tenemos una buena variedad de botones con los que hacer de todo. Desde controlar la distancia a la que hace presión nuestro jugador, hasta parar el juego como el mejor equipo italiano (en esto). Eso sí, con un jugador veloz y potente, sin decir nombres, podemos emprender la galopada y solo una defensa bien plantada podrá evitar que el partido parezca de tenis, de un lado del campo a otro. Disponer a los jugadores, cambiar tácticas y saber dónde está cada uno se ha vuelto más importante que nunca, sobre todo, conforme sube la dificultad del contrario.

La evolución lógica de FIFA 15 nos hace pensar en aún mejores gráficos, a 1080p y 60 imágenes por segundo como este año, pero con más detalle. Seguro que el tiempo consigue que tengamos unas imágenes más foto-realistas y que la reacción de cada elemento sea más creíble en el campo. Pero también debemos pensar en la entrega de este año como la mejor posible a estas alturas de generación, con el motor Ignite que empieza a dar sus frutos. En un primer año de Xbox One que aún no se ha pasado del todo.

Por cierto, esta es la lista de ligas incluidas:

  • Hyundai A-League
  • K LEAGUE Classic
  • Abdul Latif Jameel League
  • Austria Bundesliga
  • Belgium Pro League
  • Superliga
  • Barclays Premier League
  • Football League Championship
  • Football League 1
  • Football League 2
  • Ligue 1
  • Ligue 2
  • Bundesliga
  • Bundesliga 2
  • TIM Serie A
  • Serie B
  • Eredivisie
  • Tippeligaen
  • T-Mobile Ekstraklasa
  • Primeira Liga
  • SSE Airtricity League
  • Sogaz Russian Football Championship
  • Scottish Premiership
  • Liga BBVA
  • Liga Adelante
  • Allsvenskan
  • Raiffeisen Super League
  • Süper Lig
  • LIGA Bancomer MX
  • Major League Soccer
  • Primera División
  • Campeonato Nacional Scotiabank
  • Liga Postobón
  • Internacional

Brought by... Xbox

+ El motor gráfico muestra bastantes mejoras visuales. El modo FIFA Ultimate Team es lo mejor que le ha pasado al género, con permiso de los manager. Si has jugado a los anteriores FIFA, tienes premio en Xbox One.
- Requiere de mucha atención a las opciones para dejar de pensar en que algunos jugadores son sobrehumanos. Los comentarios están desfasados a todos los niveles.