Análisis de Oddworld Abe’s Oddysee New N’ Tasty

Dijeron que no saldría, pero ya tenemos análisis de Oddworld Abe's Oddysee New N' Tasty con todo ese aire a generaciones pasadas, presentes y futuras.
Nota

Quien viviera los tiempos de la primera PlayStation  o la Xbox original tendrá un nombre fresco en la memoria, el de Oddworld. Con este, el de esos seres de aspecto repulsivo que se hicieron un hueco en la guerra de consolas y han mantenido el tipo hasta estos días. Su historia es de conflictos, lucha social y, una vez más, nos llena con el análisis de Oddworld Abe’s Oddysee New N’ Tasty. Un juego hecho para todos.

Los que lleguen de nuevas a la saga de Oddworld, han de buscar más allá de ese juego en que debemos rescatar trabajadores explotados, listos para ser convertidos en aperitivos. Detrás está toda la simbología de que eran capaces los gráficos 3D, pre-generados, a mediados de los noventa. Lorne Lanning, director del proyecto, consiguió subir enteros la edad objetivo de los juegos en consola. Dejó atrás el mero plataformas y entró en el campo de lo políticamente incorrecto o las revueltas sociales… ¡y de qué manera más fina, oiga!

Oddworld Abe’s Oddysee New N’ Tasty es una reedición del primero en la saga, Abe’s Oddysee. Tiene sus mismas mecánicas. Nos permite hablar con los otros personajes por medio de órdenes sencillas. Convierte en picadillo todo lo que puede y mantiene intacto el oscuro sentido del humor original. Es todo un homenaje y una forma brillante de traer la franquicia a esta generación.

Volvemos a 1997 con el análisis de Oddworld Abe's Oddysee New N' Tasty.

Volvemos a 1997 con el análisis de Oddworld Abe’s Oddysee New N’ Tasty.

En el aspecto visual se han pasado a tiempo real todos los gráficos que eran pre-generados. Ahora, la iluminación, los enemigos, nuestros congéneres, las trampas, las puertas y palancas se mueven con el popular motor Unity. Los cambios son sutiles, pero el resultado nos convence del todo. Se han sustituido las zonas oscuras, donde nos ocultábamos, por vapores en los que los enemigos pasan de largo. Los accesos secretos están tras elementos en 3D, pero igual de ocultos que siempre. Vamos, que quien jugara al original, vivirá sus momentos de nostalgia.

Historia de Abe en el análisis de Oddworld Abe’s Oddysee New N’ Tasty

Empecemos por el principio, con un Mudokon llamado Abe. Este tiene una vida de lo más triste, como la de muchos de sus compañeros que solo piensan en terminar su turno en la fábrica de comida. Esa que ha lanzado éxitos uno tras otro, mientras han durado las materias primas. Aunque para ello acabaran con especies de lo más simpáticas. ¿Y cuál es la próxima candidata a ser un producto delicioso que llene la arcas de RuptureFarms? No pienses mucho, por favor.

oddworld-xbox-one-2015-003

El objetivo es salvar a 299 Mudokons de acabar envasados al vacío y listos para servir. Si sumamos a Abe, tendremos un número redondo. Y el método es tan sencillo como movernos entre niveles, activar trampas, ralentizar máquinas, saltar, rodar por el suelo… Es un plataformas de los de siempre, con un trasfondo socio-político que no pasa de moda.

Para que los otros Mudokons se muevan, nos acompañen, esperen o nos presten atención usamos la cruceta del mando. Esta permite entablar conversaciones de lo más escuetas, pero efectivas. Su inteligencia es mucho menor que la de Abe, el protagonista, con lo que deberemos extremar la atención para que todo salga bien. Lo cierto es que no parecen apreciar sus vidas tanto como nosotros.

Entre las habilidades de Abe tenemos la de poseer a otros personajes y que activen mecanismos por nosotros. Algo que también suple la incapacidad de nuestro salvador para empuñar armas. El poder mental, eso sí, tiene peligros y la posesión termina por hacer que el sujeto explote. Otra capacidad es la de montar a un Elum sobre minas y precipicios o la de memorizar flatulencias, silbidos y demás. Esto último con el objetivo de desactivar verjas electrificadas o mover plataformas. Otro detalle es que Abe puede lanzar objetos para entretener a los enemigos y hasta granadas, con el efecto típico de estas.

Oddworld Abe's Oddysee New N' Tasty cambia lo justo para mejorar con Unity en Xbox One.

Oddworld Abe’s Oddysee New N’ Tasty cambia lo justo para mejorar con Unity en Xbox One.

 

El catálogo de acciones y consecuencias de Oddworld New ‘n’ Tasty ha sobrevivido de maravilla con sus casi 20 años de historia. Algunas pruebas son más complejas ahora y el uso de gráficos 3D, con scroll en lugar de pantallas estáticas, proporciona una experiencia más amable. Todo parece mejor en esta versión creada por Just Add Water, excepto los tiempos de carga, que se mantienen demasiado largos sin mayor justificación. No estamos con un CD de 1997, sino ante un juego totalmente instalado en disco duro, 8 GB de DDR3 y ocho núcleos en la CPU.

Además de un modo historia para jugar en solitario, con tres niveles de dificultad, tenemos la opción de jugar en cooperativo. Aunque se limita a recuperar una idea de la franquicia, que facilita el uso de un segundo mando para repetir el nivel cuando el primer jugador muere. Lo típico de fase o vida, más bien lo segundo, pero con la máquina como árbitro. Vamos, que tanto solos como en compañía, tenemos un juego que nos quitará más de 10 horas de pruebas, tensión y vídeos llenos de intención bajo la supervisión de Oddworld Inhabitants, dueños de la franquicia.

Brought by... Xbox.

+ Todo lo que se conserva del original Abe's Oddysee, casi todo menos los gráficos, sigue igual de bien o mejor que en 1997.
- Los tiempos de carga, en un juego donde se muere mucho, se hacen pesados e incomprensibles.