Análisis de Portal Knights en Xbox One y tal

Nos vamos de excursión con el análisis de Portal Knights. Una mezcla de mundo abierto con rol, exploración, cooperación y construcción de lo más divertida.
Nota

Como decía una canción de otro juego, en un mundo muy lejano, todo se ha fracturado. No era así, pero nos sirve para empezar el análisis de Portal Knights. Uno de estos títulos que llegan porque hace falta. Como evolución de otros y para llenar un hueco, que esto es muy importante, sobre todo si antes has dejado el hueco perfecto que rellenar. Ten calma, que lo explicamos.

Como ves, el análisis de Portal Knights es mucho más que cubos desperdigados.

Como ves, el análisis de Portal Knights es mucho más que cubos desperdigados.

Desde ese lugar que ha sido destruido y despiezado, Portal Knights nos deja visitar cada grupo de piezas que flotan en el espacio. Podemos darles nuestro toque personal y ver cómo funcionan los portales que unen sus distintas zonas. Como te imaginarás, al pasar de un lado a otro de esas puertas dimensionales es cuando empieza lo más divertido.

Análisis de Portal Knights entre portales y cuentos

Al empezar a jugar, ya sea en solitario o cooperativo, lo primero que debemos hacer es movernos. Vale que también se importante observar el escenario y hacernos a cómo se ha generado. Pero conviene darse una vuelta y ver qué recursos tenemos. Además, piensa que cada vez tendremos un lugar diferente, pues todo se genera de manera dinámica, antes de empezar a jugar.

La principal virtud de tener semillas, como en Minecraft, es que no veremos dos mundos iguales. Además, esa clave que define cómo es todo nos permite compartir la experiencia con amigos. De manera que sí podremos estar en un lugar igual, aunque todo cambie conforme nos pongamos manos a la obra.

Vemos un claro contraste con otros juegos que tienen mecánicas parecidas, con posibilidad de crear o destruir cubos. En Portal Knights tenemos cosas que hacer, con mensajes que nos invitan a eso. Estas dependen de dónde estemos, con lo que, desde el primer momento nos sentimos parte de la acción y esto nos motiva.

Crear el personaje, antes de que se nos pase, es otro de esos momentos que dejan claro qué tipo de juego es Portal Knights. Porque da bastantes opciones de personalización, incluso en los rasgos, por lo que se puede definir más como RPG que título de construcción. Además, la libertad nos termina de convencer, porque podemos ser lo que queramos. ¿No es eso la definición real de rol?

Para limitar un poco las cosas, tenemos tres clases de personajes: guerrero, mago y explorador. Algo muy típico, sí, con elecciones como sexo, pero con opciones que permiten ciertas libertades propias de las razas que queramos definir.

Misiones, obligaciones e investigación

Tampoco hay que preocuparse mucho por qué tipo de personaje elijamos. En la práctica, sus habilidades no son demasiado exclusivas, más allá de las de inicio y el juego no cambia demasiado. Las armas, hechizos y demás terminan por tener un efecto parecido, conforme subamos de nivel y construyamos mejores herramientas. Lo importante es estar atentos para el cuerpo a cuerpo, si lo demás falla.

Personaje femenino, maga, enana y con bello facial, ¿qué pasa?

Personaje femenino, maga, enana y con bello facial, ¿qué pasa?

Jugar en solitario nos permite distribuir los puntos en habilidades que equilibren las cosas. Sin embargo, Portal Knights gana mucho en cooperativo, como casi todo. Pero es un caso especial, pues parece pensado especialmente para esto. Porque, aunque tengamos un mago, podemos hacerlo fuerte y resistente en el cuerpo a cuerpo, sí. Pero confiar en la fuerza de un guerrero, mientras el Ranger de turno dispara sus flechas es mucho más interesante. Nos ayuda a entrar en el papel.

El mundo de Portal Knights ofrece una mezcla de exploración, por ser totalmente abierto, aventura y rol. Una bien equilibrada que se adapta perfectamente a cualquier estilo de juego. Solo hay que quitarse cualquier prejuicio inicial contra los escenarios formados por cubos, que a veces lo hay.

Otro punto que puede hacerse un poco cuesta arriba es, precisamente, uno de los más distintivos. Los combates, cuando llevamos muchos, se pueden convertir en algo tedioso. Porque el juego cambia y la acción pasa a ser algo más cinematográfica. Tendremos que fijar el objetivo mientras nos centramos en ese enemigo concreto, mientras esquivamos y atacamos. No tiene nada que ver con otros juegos que tienen un mecanismo básico, sencillo y falto de alicientes, más allá de ganar.

Luchar y construir, mejor en equipo

Portal Knights es un juego bastante centrado en luchar y subir de nivel. La muerte no es permanente, pero cada vez que caemos el juego nos castiga con un peaje en forma de dinero, así como la vuelta al punto de control. Aunque tampoco es que debamos pelear cada pocos pasos, sin remedio. Porque la exploración se nos puede llevar el 99% del tiempo. Piensa en que cada mundo es diferente y hay mucho que hacer.

Recoger materiales y transformarlos es la clave, como te podías imaginar. Ya sabes, mezclarlos en el banco de trabajo y tener una base lo más completa posible. Precisamente, un buen sitio que nos sirva de hogar es básico y este nos servirá para volver desde otras zonas. Con poco que hagamos, tendremos la sensación de hogar. Un vínculo con Portal Knights que nos ayudará a volver una y otra vez a jugar, para crecer con él y dentro de este.

Las islas de Portal Knights nos dejan volver a la base y explorar lo que creemos superado.

Las islas de Portal Knights nos dejan volver a la base y explorar lo que creemos superado.

La parte de construcción se ha simplificado mucho, con materiales polivalentes y sin dificultad para unir unos con otros. Las estructuras que podemos crear son espectaculares, como con otros juegos de bloques. Pero con un acabado bastante fino y mucha vegetación para darle a todo un aspecto menos cuadrado.

El tamaño de los escenarios, cómo rebosan de vida y todo cuanto esconden nos ha dado una grata sorpresa. Porque demuestra cómo un concepto básico puede dar de sí, sin caer en la copia descarada. Nuestra enhorabuena para 505 y Keen Games, porque esta conversión a consola les ha salido muy bien. Mientras que, en Windows, lo hemos visto crecer durante meses en Steam Early Access. Un camino en el que la comunidad puede estar contenta con los desarrolladores, pues al final vemos casi todo lo que habíamos pedido para Portal Knights.

+ Una mezcla excelente de aventura, rol, exploración y construcción en un mundo abierto.
- La cámara en los combates hace las cosas más complicadas, a pesar de cambiar entre primera y tercera persona durante el juego.