Análisis de Pro Evolution Soccer 2015 en Xbox One

Este año, con el análisis de Pro Evolution Soccer 2015, el PES de Konami vuelve a mostrar capacidad para luchar por el campeonato.
Nota

Tras las primeras actualizaciones, el análisis de Pro Evolution Soccer 2015 nos trae muy buenas sensaciones. Pero su punto fuerte sigue siendo jugar con amigos, en la misma consola. Así que prepara varios mandos, porque este campeonato se pone interesante en Xbox One.

Los campos necesitan mejorar, como ves en el análisis de Pro Evolution Soccer 2015.

Los campos necesitan mejorar, como ves en el análisis de Pro Evolution Soccer 2015.

En 2006 vimos cómo el Pro, el PES de ese año o como quisiéramos llamarlo aparecía solo en Xbox 360 y dejaba sin fiesta a la competencia de su generación. Fue el principio de una guerra en la que FIFA se ha hecho más fuerte cada año. Con grandes cambios a mejor gracias a la dirección de David Rutter. Justo lo contrario que le pasó al Pro, desde entonces, que perdió encanto hasta la llegada de la generación actual. Una tendencia que, este año, parece haber cambiado en mayor o menor medida, según nuestros gustos.

Este es de los PES buenos

El aparente estancamiento de la competencia ha permitido que los ojos se nos vayan a Pro Evolution Soccer 2015. Los agoreros que apostaban por otro juego de transición, con un gran esfuerzo por adoptar el motor Fox Engine de Kojima Productions, se pueden ver sorprendidos. Este PES es bueno.

La simulación futbolera de PES vuelve con sus peculiaridades. Como en la batalla que veíamos, algunos, hace más de dos décadas entre los Kick Off,  Sensible Soccer y demás clásicos. Que si se pegaba el balón al pie no era realista, que las cantadas de los porteros eran parte del juego… esas cosas. Porque el estilo de Pro Evolution Soccer 2015 hace de este un juego con personalidad. Con detalles que lo diferencian y que los fans tienen permiso para amar de nuevo.

PES 2015 vuelve con su estilo de juego, con ese al que estamos acostumbrados. Los pases requieren de precisión, la dirección del balón no tiene por qué ser la del jugador que lo controla y el juego en equipo es vital. Los huecos los rellena la inteligencia artificial del juego y los individualismos no tienen premio siempre. Digamos que estamos ante un simulador que imita el deporte real, aunque nos deje hacer diabluras. Eso sí, nos va a costar.

De primeras, este juego es de esos que puedes poner ante las visitas y quedar bien con solo explicarles lo básico. Es agradecido desde el primer momento, en el lado de la jugabilidad. Marcar goles no nos costará si ponemos el nivel de dificultad correspondiente y tiene un aspecto que levanta algún “mira la cara de este”. Vamos, que cumple a nivel visual y el control básico es muy accesible. La inteligencia artificial, además, se puede encargar de adoptar una formación apropiada en el campo, con lo que tendremos la sensación de jugar en equipo.

Las posiciones en el campo cambian automáticamente, si quieres, según el momento del juego.

Las posiciones en el campo cambian automáticamente, si quieres, según el momento del juego.

Las peculiaridades de PES 2015 empiezan cuando queremos hacer algo más que tontear con los amistosos. Aquí, el toque impredecible sigue siendo marca de la casa. La idea es que no nos aburramos, ni veamos dos jugadas totalmente idénticas si hacemos los mismos movimientos. Vamos, ese toque de realismo que, de paso, intenta impedir los goles seguros desde fuera de área o las faltas perfectas. Aquí es donde esta saga encuentra sus seguidores más fieles, pero también detractores. Para nosotros es algo positivo, como los fallos del árbitro en los partidos reales.

El problema de los porteros, que siguen siendo un misterio insondable, se ha compensado mucho respecto al juego del año pasado. Era algo roto, que contentaba solo a unos pocos. Ahora, ver menos cantadas y tener una variedad amplia de movimientos ayuda a que confiemos un poco más en la meta. Pero aún queda trabajo por hacer en portería, aunque vemos un paso en el buen camino.

Pro Evolution Soccer 2015, como cualquier juego complejo, se disfruta a base de horas. Los partidos contra la máquina nos sirven de entrenamiento, pero los jugadores reales son la verdadera esencia del juego. Uno que empieza a funcionar bien online y que nos invita a jugar muchos partidos conectados. Con una fluidez que nada tiene que ver con las malas experiencias de años anteriores. Se nota que el trabajo ha sido intenso en este terreno y que las mejoras siguen adelante. Con actualizaciones que no solo descargan nombres nuevos, sino mejor fluidez en los partidos online.

Los porteros se han llevado mucho trabajo en Pro Evolution Soccer 2015.

Los porteros se han llevado mucho trabajo en Pro Evolution Soccer 2015.

La parte dedicada a desarrollar una carrera tiene mejor aspecto que nunca. La liga máster vuelve, pero solo los parches consiguen que el sistema de transferencias deje de ser arcaico. Ahora que Konami ha conseguido un motor gráfico y de juego solvente, parece el momento de conseguir un manager más amigable y completo. Algo que mejora, un año más, con los coleccionables de MyClub. Un modo donde nuestros agentes fichan a los jugadores con los puntos que conseguimos al jugar.

Puntos por jugar a Pro Evolution Soccer 2015

Nada más empezar el juego, veremos que nos obsequian con puntos por cada jugada, por completar un partido y da la sensación de que el mero hecho de sacar cuando pita el árbitro ya es un logro que se merece la copa del mundo. Los mensajes se suceden sin parar en los primeros compases, pero luego todo es más calmado. El premio es esa moneda que nos permite fichar o conseguir extras en un juego que se nutre bastante de lo que pasa fuera del terreno de juego.
Los nombres míticos de la saga vuelven y tienen cierto encanto, sobre todo, para quien los recuerde de entregas anteriores. Eso sí, ahora muchos están jubilados y otros ocupan puestos directivos… Vamos, que si has tenido tus momentos míticos con los PES, quizá te emocione algún detalle que se han permitido en Konami.

Donde sigue haciendo falta trabajo es en la presentación. Mientras que, sobre el campo, hay planos que nos hacen creer que estamos ante un partido televisado, los menús necesitan un buen repaso. Al ser un título para Xbox One, echamos en falta una iluminación más cuidada, una ambientación que nos meta más en situación y que siga la línea de las licencias incluidas. La saga falla aún en este sentido, por falta de nombres importantes. Pero tiene la introducción de, por ejemplo, la Champions al completo. Esto nos ayuda a pensar que somos protagonistas de los eventos, pero una vez en el campo faltan detalles propios de la nueva generación. Eso sí, algunos rostros están muy cuidados y merece la pena repetir jugadas o ver la entrada en el campo solo por esto.

Algunos rostros están muy cuidados en Pro Evolution Soccer 2015, pero no es la tónica habitual.

Algunos rostros están muy cuidados en Pro Evolution Soccer 2015, pero no es la tónica habitual.

El trabajo que se ha puesto en algunos jugadores destaca especialmente, pero choca con el resto del aspecto gráfico. Con unos estadios que, esperemos, reciban un buen lavado de cara para el año que viene. Al igual que unos comentarios que nos sacan, en algunos casos, totalmente del partido. Es algo que ya canta sobremanera. Aunque es un punto delicado, pues supone un gasto extra que no todo el mundo aprecia si se hace bien. En paralelo a esto está la banda sonora, que también muestra cierta falta de presupuesto y un catálogo de canciones que no destacan como hace años.

Tener las ligas argentina, BBVA y Adelante, francesas, de Países Bajos y japonesas totalmente licenciadas, junto a parte de las brasileñas, inglesas, italianas y portuguesa nos hacen pensar en que Konami quiere abarcar mucho. Pero los recursos disponibles no permiten llenar este apartado. Al menos, las competiciones europeas con la Champions, UEFA Europa League, Super Copa, así como las de Asia y América añaden opciones a un apartado difícil de rellenar.
Con sus defectos y virtudes, Pro Evolution Soccer 2015 es el mejor de la serie en los últimos años. Las mejoras sobre el terreno de juego son notables. Aunque arrastra aún aspectos a cuidar, como la interfaz y los modos de juego, que requieren de mucho trabajo para destacar en esta nueva generación.

Brought by... Xbox

+ Si te gusta el estilo de PES, jugarlo con amigos de tu nivel es una gozada. Algunos jugadores están muy cuidados... algunos.
- Un aspecto irregular. El tema de las licencias sigue siendo una asignatura pendiente. La interfaz y los modos de juego se están quedando desfasados.