Análisis de Spy Chameleon en Xbox One

Con un trocito de XboxManiac en él, por fin tenemos el análisis de Spy Chameleon en Xbox One, con algo de infiltración y varios colores.
Nota

Cuando Xbox 360 se erigió como la plataforma que abría las consolas a los desarrolladores, nosotros conocimos la ilusión de muchos nóveles. Ahora, tras algunas desilusiones, volvemos a encontrarnos con aquellos jóvenes que fueron Los desarrolladores la década pasada. Con el análisis de Spy Chameleon para Xbox One, que nos recuerda lo difícil que puede ser la vida cuando tu misión es llegar al otro lado.

Sigilo clásico en nuestro análisis de Spy Chameleon para Xbox One.

Sigilo clásico en nuestro análisis de Spy Chameleon para Xbox One.

Spy Chameleon es un viejo conocido por estos lares. Uno que conocimos de la mano del maniac Space Cowboy, cuando nos presentó el proyecto del que era parte. En una época donde lo que ahora es id@XBOX podría llamarse Xbox LIVE Arcade, salvando muchas diferencias. Juegos que no tenían detrás una gran productora que les hiciera el trabajo, más allá del desarrollo propio.

El concepto era tan bueno como trabajo de fin de carrera que nos gustó desde el primer momento. Solo le fallaba el aspecto visual, que en época de “graphics whores” peleando como locas se quedaba como algo a evitar. Pero cada nivel, la dificultad en ascenso y toques de genialidad nos hicieron ver mucho talento en pocos megas. ¿Y qué ha pasado desde aquel verano de 2009?

¿Vale el viejo análisis de Spy Chameleon? no

La experiencia se ha hecho fuerte entre los componentes de Unfinished Pixel. Pero no faltan ganas de hacer las cosas bien, aunque sea con versiones de los viejos conocidos. Si lo hacen los llamados “grandes” con sus reediciones, ¿por qué iban a ser menos un equipo indie? Pues de eso va el análisis de Spy Chameleon en Xbox One. De traer de vuelta un estilo peculiar, mecánicas conocidas y devolvernos las ganas de jugar para superarnos.

Como base, tenemos un protagonista que es lo de menos. Un camaleón que cambia de color cuando pulsamos los botones correspondientes del mando. Así, se mimetiza con el fondo que elegimos. De esta manera, los enemigos no nos detectarán y podremos llegar al otro lado de cada zona. Objetivo sencillo, en teoría, pero que se complica con cada nueva fase.

El número de misiones llega a 75, con cada vez más elementos móviles y fijos, así como moscas que nos permiten elevar el número de logros ganados. El tiempo para superar cada fase es otro de los handicaps a superar, tanto por amor propio como para compararnos con el resto de Xbox LIVE.

La escalada de opciones está muy cuidada para invitarnos a superar los cinco grupos de 15 niveles que ofrece Spy Chameleon. Eso sí, en todo momento tenemos un control preciso del personaje, gracias al stick izquierdo, aunque cada vez tengamos más opciones para no meternos en la línea de visión enemiga. Un concepto que se usa hasta en los juegos más complejos, pero que en esta ocasión nos muestra ese cono de visión cada vez más amplio y peligroso.

Esto lo hemos visto mucho...

Esto lo hemos visto mucho…

A primera vista, nos quedamos con que todos los elementos del juego parecen hechos para identificarse sin problemas. Los diseños parecen sencillos, la vista cenital no ayuda a notar muchos detalles y tampoco estamos ante un derroche gráfico. Es todo funcional y parece sencillo ver el juego en todas las plataformas actuales, con los controles como único inconveniente. Con la música, la cosa es un poco más satisfactoria, aunque los gustos juegan demasiado en este campo.

Finalizar el juego implica llegar al otro lado en el último de sus niveles, sin más. Algo que puede parecernos poca cosa, pero con atascarnos en una fase anterior ya veremos que no es sencillo. Además, tenemos posibilidad de enfrentarnos a los peces, ratones o robots vigías en un modo más difícil. Eso y la presencia de desafíos nos invita a volver otro día a por más, aunque podamos pasarnos todo en pocas horas, cuando sabemos cómo.

Una descarga con más niveles nos haría aún más felices, tras ver cómo siguen adelante algunos viejos conocidos en el desarrollo de juegos. Esperemos que, junto a sus otros proyectos, Spy Chameleon sea un paso exitoso hacia proyectos mucho más grandes. ¿Alguien se imagina a Unfinished Pixel como desarrolladores de un Metal Gear o Splinter Cell? La base viene a ser la misma, el sigilo bien planteado.

Brought by... Xbox.

+ Por 4,99€, no encontrarás otro sigilo de este nivel.
- Queremos más niveles, aunque sea con DLC de pago.