Análisis de The Elder Scrolls Online Tamriel Unlimited

Nos vamos de aventuras con el análisis de The Elder Scrolls Online Tamriel Unlimited en Xbox One, pero se nos olvidan el papel, el lápiz y algo de hidromiel.
Nota

Tras muchos retrasos y meses de espera, ya tenemos aquí el análisis de The Elder Scrolls Online para Xbox One. Un título desarrollado y producido por Zenimax Online Studios y Bethesda, que llega a nuestras consolas después de unas cuantas betas, que por desgracia no han permitido solucionar varias carencias que ya apreciemos en la versión de PC y que aún pesan.

Ya tardaba en llegar nuestro análisis de The Elder Scrolls Online para Xbox One.

Ya tardaba en llegar nuestro análisis de The Elder Scrolls Online para Xbox One.

Adentrarse en el complicado mundo de los MMORPG, no es tarea fácil. Juegos con gran cantidad de contenido, que buscan promover la adicción del jugador y mantenerla con más añadidos a base de descargas. El usuario espera exprimir el título durante horas, días, y hasta meses. Pero The Elder Scrolls Online, por ahora, se queda a medio camino.

Viniendo de la saga a la que pertenece, sorprende que tenga más bajos que altos. Después de la eliminación de la suscripción por meses, algo que ya sabíamos desde hace tiempo, ahora por 69,99€ esperábamos un título mucho más satisfactorio. Pero si no te ha gustado la introducción, espera a leer hasta el final, que no todo son dramas.

Destino Tamriel en el análisis de The Elder Scrolls Online

Para empezar, como la mayoría de MMORPG, tendremos que crear nuestro propio personaje, ampliamente personalizable a nuestro gusto. Estos están divididos entre facciones o alianzas (que son tres por ahora) y en cada una de estas habrá cuatro razas a elegir, como orcos, altos elfos, elfos del bosque, elfos oscuros, bretones o templarios. Finalmente tendrás que escoger una clase, que son las típicas pertenecientes a este género, como tanques, clérigos, magos o asesinos. Posteriormente, procederemos a la personalización física del personaje. En nuestro canal de Youtube de XboxManiac.es podréis encontrar una amplia explicación sobre facciones, razas y clases, si aún quedan dudas de qué personaje se adaptaría mejor a cada estilo.

Sin dejar de banda el tema del personaje, cabe destacar que tenemos gran libertad de elegir nuestros poderes y ataques, con puntos de habilidad a medida que subamos de nivel, leamos libros o encontremos skyshards. Hemos sido capaces de tener ataques a distancia, luchar cuerpo a cuerpo y hasta tener habilidades curativas, todo en un mismo personaje. Estos están divididos en seis botones. A partir de nivel 15 tendrás la posibilidad de cambiar de arma a medio combate. Aparte de subir habilidades en cada nivel, tendremos un punto para poner en magia, vida o resistencia, a nuestro gusto.

Como hemos avisado, no todo son dramas, pero no esperéis grandes alegrías. Si hablamos de combates, podríamos decir que estamos sorprendidos, pero no positivamente. El sistema de combate no nos satisface demasiado. Aunque luchemos uno contra uno, deberemos tener siempre el enemigo en nuestro punto de mira, si no, la cosa se complica. Y algo similar pasa en grandes multitudes de enemigos y compañeros luchando a la vez, donde a veces puede resultar difícil saber el punto exacto donde se encuentra el enemigo. Este sistema de combate nos deja bastantes dudas, solamente por pertenecer a este género de los MMORPG que no deberían acarrear estos problemas. Aunque, eso sí, sorprende el método utilizado porque se asemeja mucho al de los juegos sin online. Todo es muy inmediato y, gracias a que no hemos notado lag en las peleas, la cosa funciona.

Como es obvio en un MMORPG y, concretamente, en The Elder Scrolls Online tendremos gran cantidad de contenido, muchas misiones y mapas gigantescos. No podremos decir que los mapas son repetitivos o vacíos, pero sí las misiones. Sobretodo, las que pertenecen a niveles bajos. Son muchas, cortas y con poca gracia, como nos han acostumbrados tantos y tantos nombres del género durante años. Por suerte, a medida que subamos de nivel encontraremos enemigos más dignos de este tipo de juegos. En el mapa también existen eventos como cerrar portales que aparecen del cielo, de la nada, y que simplemente consiste en abatir a los enemigos que se presenten, con otros jugadores que pasen por ahí o combatir a los ligeramente más duros en un sitio concreto.

Otro apunte a destacar de The Elder Scrolls Online, como ya lo fue en el pasado, son las profesiones. Que requerirán un gran esfuerzo por nuestra parte si queremos fabricarnos nuestras pociones, armas o armaduras. Estas profesiones también se dividen por niveles y nos abren un mundo de comercio o actividades paralelas que no pueden faltar en el género.

Otro modo de juego a destacar, pero positivamente, es el PvP. Una conquista de un castillo a tres equipos, con una gran cantidad de estrategias para llegar a la victoria. El PvP es lo más parecido a una escena de guerra de ejércitos que veréis en este juego. Ganar no será fácil, aparte de los enemigos, habrá fortalezas que asaltar, canales de suministros de enemigos que cortar, entre otras muchas cosas que pueden hacer de este modo tu favorito.

Temáticamente no podemos aportar demasiado, desgraciadamente no tenemos la opción de disfrutar del juego en nuestro idioma, ni siquiera con subtítulos en castellano y a veces hasta faltan en inglés. Algo que nos parece gravísimo, aparte que nos perdemos la gran mayoría de la historia si no somos casi bilingües. Puede entrañar dificultades en misiones que deberían durar dos minutos, y acaban sacando nuestro lado más tenebroso. También queremos destacar que esta temática es toda muy seria y a veces tediosa, con la posterior sensación de estar jugando en medio de un entierro. Es decir, estamos acostumbrados a humor negro, sarcasmo y hasta idiotez en este género. Más allá de lo que aportan nuestros compañeros humanos al otro lado del micro o el teclado. Pero es que en The Elder Scrolls Online parece que ese elemento vital de nuestro mundo se ha dejado totalmente de lado.

En el apartado interactivo nos resulta satisfactorio, No es difícil invitar y jugar con amigos. Aunque a veces se tengan que crear grupos externos para poder hablar con tu compañero, ya que en el juego hemos experimentado algún que otro fallo. También se han abolido los minimapas con opciones avanzadas (ahora tenemos una barra que resulta ser una brújula y nos indica nuestros objetivos y misiones) y el Chat escrito, algo incomprensible en un MMO RPG. Aunque tenemos a disposición una amplia gama de gestos y saludos, que prácticamente se usan cuando te aburres. También podemos intercambiar objetos y lo que haga falta con los otros jugadores.

En el apartado gráfico no hay mucho a destacar, aparte de los 30 fps y sus preocupantes tirones, en mazmorras o sitios que lo único que se mueve es un cangrejo. En los mapas, hemos destacado su dimensión, veremos texturas y modelados poco trabajados y sus colores o tonalidades vienen a ser un poco lo mismo. No reviviremos la emoción de descubrir e investigar un nuevo entorno. Sus tonos grisáceos se repetirán en cada uno de ellos.

Respecto al sonido sí que podemos estar contentos. La banda sonora se adapta a cada sitio que pisemos, al igual que el reparto de voces de los personajes, que entenderíamos si cenáramos a las 7 de la tarde o nos gustará el té.

Aunque pueda parecer que el juego nos de una de cal y otra de arena, compensa muchos defectos si lo jugamos con amigos, no existe punto de comparación entre la monotonía individual y compartir las misiones con un compañero. A medida que avancemos todo se hará más llevadero y fluido, desafortunadamente el entretenimiento tendrá un límite, y no bastante alto.

En conclusión, como cualquier MMO RPG tiene sus limitaciones, no esperéis un desastre apocalíptico, ni el mejor juego de la historia. Si sois grandes fans de la saga o de este género seréis capaces de disfrutar de este título de Bethesda y sacarle todo el jugo, que no es poco. El crafting, los mapas y el PvP, son los apartados más destacables del juego, no por cantidad, sino por calidad.

Brought by... Xbox.

+ Nos maravillan las extensiones de los mapas, el PvP propio de una guerra y el crafting es muy completo. La personalización de personaje y sus poderes y ataques os sorprenderán.
- El sistema de combate tiene fallos que no esperábamos en este título. Un título que destaca por su monotonía y repetividad, propias de un entierro. Si no estás demasiado enganchado a Neverwinter, dale una oportunidad.