Análisis de The Living Dungeon en Xbox One

Para el análisis de The Living Dungeon en Xbox One nos ponemos el gorro de master y sacamos las figuritas pintadas de toda la vida.
Nota

Eso de hacer un dungeon y poblarlo de criaturas ya se veía en E.T. El Extraterrestre, cuando jugaban al Dungeons & dragons y en aquellos años nadie por estos lares sabía qué hacían. Pero los tiempos cambian y ahora nos enfrentamos al análisis de The Living Dungeon. Una vieja idea con un nuevo envoltorio que nos recuerda algo importante: los juegos de mesa existen y molan, casi siempre más que sus versiones para consola.

The Living Dungeon es uno de esos títulos que invitan a sentarse frente a la pantalla. Es la intención inicial, aunque conseguirlo depende mucho de si tenemos alguna otra opción más interesante. Los desarrolladores, RadiationBurn, parecen estrenarse en el género con este juego. Con lo que podemos tomarlo como una primera versión, con un estilo rápido que puede cambiar mucho para su siguiente título. Aunque lo de rápido es por las mecánicas, no por la Inteligencia Artificial que incorpora y algunas esperas excesivas.

Otro indie con el análisis de The Living Dungeon

El problema de The Living Dungeon es hacerse ilusiones con el tráiler que usan para presentarlo. Porque no es tan espectacular, ni tiene tantas posibilidades como se le intuyen a primera vista. Volvemos a ver uno de esos juegos que llegan un poco a medias, que no tienen el aspecto propio de un título para Xbox One. Algo que ha acompañado a la consola durante meses de sequía, en cuanto a lanzamientos importantes, pero que ya parecía superado.

Análisis de The Living Dungeon

Bichos fantásticos en el análisis de The Living Dungeon

Tras investigar un poco entre las opciones y ver que podemos modificar la duración de las partidas, número de turnos y algunos detalles más, descubrimos una experiencia poco pulida, pero con potencial. Lo bueno de tener un juego poco cuidado, en lo técnico, puede ser que sus responsables se centren en la parte jugable. Aquí sí nos las vemos con un sistema de turnos curioso. Donde una tirada de dados difícilmente es igual a otra, porque cada uno de los cinco que tiramos puede hacer algo diferente. Es una mezcla entre los juegos de cartas con los de azar puro.

Lo que veíamos en el tráiler con las superficies que rotan y los escenarios que cambian sí que está en The Living Dungeon. Con un dado podemos modificar las casillas, unir caminos o cargarnos a quien esté en la zona que giremos. Es uno de los añadidos que hacen diferente este juego, con lo que no podemos negarlo. Puede engatusarnos con sus artes con poca atención que le prestemos.

Junto al elemento de la suerte con los dados, tenemos un componente estratégico que invita a ahorrar. Es decir, con las armas y opciones defensivas que nos salgan en las tiradas, tendremos que elegir la mejor combinación para vencer. Aquí influyen también las magias y las tablas, tener memoria para saber qué funcionó la última vez.

La opción del modo historia nos ofrece una buena cantidad de misiones con una trama que se puede obviar. Por estar poco trabajada y lo poco espectacular de la puesta en escena. Además, tampoco a nivel sonoro nos encontramos con algo a destacar. Al menos sirve como entrenamiento para el multijugador. Ojalá los responsables del juego sigan adelante y añadan un modo online para ampliar las posibilidades de encontrar humanos dispuestos a echar unas partidas.

Cuando tenemos amigos en la sala que están dispuestos a echar una partida a un juego de mesa, mirar una pantalla suele ser lo último en que pensamos. Pero no todo el mundo es así. También se puede jugar a juegos de mesa en la consola y The Living Dungeon es de esos. Con hasta ocho jugadores, nos encontramos con partidas que no se alargan eternamente. Algo de agradecer en este tipo de situaciones, tanto si jugamos a los modos de supervivencia como si el objetivo pasa a ser llegar al otro lado de la mesa de juego.

The Living Dungeon parece uno de esos juegos que podrían haber ganado con Kinect. Por eso de tener una superficie familiar en la pantalla y aprovechar lo espectacular que empieza a ser la realidad aumentada. A falta de estas florituras, estamos ante un juego con una mecánica sencilla, con algunas sorpresas y donde la suerte influye demasiado en ocasiones. Con lo que, si eres más de pensar y ganar por mérito propio, quizá te resulte frustrante. Para rematar el análisis de The Living Dungeon, es necesario recordar que está totalmente en inglés, con lo que puede suponer una barrera para quien no quiera esforzarse con el idioma.

Brought by... Xbox.

Summary
Review Date
Reviewed Item
The Living Dungeon
Author Rating
31star1star1stargraygray
+ Las partidas tienen una duración ajustada, si llegamos al final de alguna. Ofrece varias opciones de configuración para hacer el juego más a medida. Los dados ofrecen opciones variadas: movimiento, ataque, etc. que le dan una acertada profundidad al juego.
- Está totalmente en inglés. Le falta pulir aspectos visuales y de manejo. La suerte nos puede hacer perder sin piedad.