Análisis de Unravel en Xbox One

Aprovechamos San Valentín para traerte el análisis de Unravel en Xbox One, porque es todo amor y nos ha enredado con su ternura.
Nota

Que llegue San Valentín no quiere decir que usemos el análisis de Unravel en Xbox One para acordarnos de la gente que queremos. Porque esto va más allá de una campaña de publicidad y compras desbordadas. Tenemos un juego de esos que han enamorado desde el primer día que se mostró y que, por fin, se ha hecho hueco en nuestras consolas y corazones. Que sí, que estamos pastelosos hoy.

Sin la intención de llegar a todos los públicos, Yarni es una mascota que justifica totalmente ser protagonista de un juego como Unravel. Él justifica todo lo que sucede y solo se nos ocurre que tuviera otra forma. Pero nos encanta de qué está hecho y cómo el equipo de Coldwood Interactive han sabido dar con él. Una mezcla entre animal felino y restos de telas es lo que manejamos en este juego. Con un control bastante tradicional, pero con algunos trucos debajo del ovillo.

Al hilo del análisis de Unravel en Xbox One…

El recorrido por todo lo que ofrece Unravel nos muestra las etapas de una vida, momentos importantes para alguien que conocemos al principio del juego. Con entornos que cambian tanto como pueda hacerlo el devenir de los años. Con momentos emotivos y terribles, pero sin caer en la pena profunda que sí transmiten juegos como This War of Mine u otros recientes.

Tendiendo puentes en el análisis de Unravel en Xbox One.

Tendiendo puentes en el análisis de Unravel en Xbox One.

Con el hilo que da forma a Yarni, podemos conectar puntos del escenario, escalar, arrastrar o balancearnos. Conectar objetos es una de las acciones que se convierten en básicas dentro de Unravel, porque nos permiten activar eventos y deja volar nuestra imaginación, aparte de dar grandes saltos. La curva de dificultad puede verse como una progresión. Cada vez debemos buscar soluciones más complejas. Aunque la base es siempre igual de sencilla. Solo nos encontramos con situaciones que pueden requerir más esfuerzo por nuestra parte.

El recorrido de Yarni llega hasta donde se lo permite su hilo. Los puntos de guardado son ovillos que nos dan cuerda para seguir adelante. Así, al mirar hacia atrás, vemos que todo el recorrido que hemos hecho está adornado por el hilo rojo a nuestro paso. Esto nos permite volver atrás, intentar otra solución para un obstáculo o revisar nuestro paso por el mundo. También nos sugiere regresar para rehacer las cosas y tener suficiente hilo para llegar al siguiente punto de guardado. Una situación que nos invita a ahorrar, aunque no siempre sea la solución idónea. Además, nos da la seguridad de que siempre podremos cambiar algo que no nos convenció, por mucho hilo que sea necesario recoger.

Un juego de plataformas con algunas sorpresas

La duración de Unravel nos permite disfrutar de más de cinco horas de puzles y un diseño precioso. Con mecánicas que nos presentan algunas sorpresas, incluso hacia el final del juego. Aunque la base de unir puntos y administrar el hilo se mantenga de principio a fin. Algunos niveles, sobre todo en la primera parte del juego, se disfrutan con una intensidad especial. Tienen una duración que acompaña al reto y experiencia siempre en ascenso. Luego, las cosas se relajan, como si hubiera más prisa por llegar al final. Algo que seguramente consiga que muchos usuarios se acaben Unravel, incluso los que dejan a medias títulos con mayor presupuesto.

La calidad de diseño en Unravel es innegablemente buena.

La calidad de diseño en Unravel es innegablemente buena.

Para invitarnos a investigar, a exprimir todo lo que ofrece Unravel, tenemos una serie de coleccionables. Estos pueden estar en medio del camino o salir cuando resolvemos un puzle secundario. Algunos nos invitan a usar técnicas que solo sirven para desenredar ese momento, con lo que seguramente veamos más de estas pruebas en forma de DLC. Unravel tiene tela, suficiente para darnos muchas más horas de juego. Solo depende de la imaginación y ganas de los diseñadores de sus niveles.

Una de las sensaciones que da Unravel es de estar en un mundo real. Uno que es siempre diferente y que nos deja claro dónde nos encontramos. Con algunos extremos que no parecen justificados del todo, por cierto escenario que parece fuera de lugar. Pero con un amor que se desborda por cada píxel de la pantalla. Una que demuestra maestría en el uso del color, los objetos y la tecnología disponible.

Con Unravel, resulta imposible no querer a Yarni.

Con Unravel, resulta imposible no querer a Yarni.

Lo que transmite Yarni es un reflejo aumentado de lo que algunos sentíamos en los años noventa, cuando veíamos personajes creados a partir de actores reales. Entonces, la falta de costumbre, nos hacía pensar que en verdad había un ser vivo en la pantalla. Por pocos píxeles que lo conformaran. Ahora, en 2016 y con Unravel, la sensación vuelve a ser la misma, pero engaña más aún. No pensamos en Yarni como en una animación, sino más bien como un personaje real. Está tan cuidado y se adapta tan bien a cada situación, que da el pego en la nieve, el agua o cualquier otro entorno. Es el aspecto más cuidado del juego a nivel gráfico, un apartado brillante en todo momento.

Solo le podemos reprochar que Unravel no mantenga el mismo nivel de interés durante todo el tiempo. Que se acelere por momentos, como queriendo que acabemos pronto y que sintamos algo de frustración al intentar hacer las cosas complicadas, cuando la solución es de lo más manida. La perfección es imposible, pero no podemos más que descubrirnos ante una gran experiencia. Un juego que entra por los ojos y que, a pesar de no añadir mucho al género de las plataformas, consigue sorprender y nos deja una sonrisa de oreja a oreja, independientemente de la edad o de si pasas totalmente de San Valentín.

Brought by... Xbox.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Unravel
Author Rating
41star1star1star1stargray
+ Es un juego adorable, por su personaje y porque sabe despertar sentimientos sin abusar.
- La segunda parte del juego baja el listón y acelera acontecimientos. Algunas acciones solo las aprovechamos una vez.