Análisis de World of Tanks en Xbox One

Wargaming.net nos hace un gran regalo y nosotros te obsequiamos con el análisis de World of Tanks en Xbox One. El amor y las balas están en el aire.
Nota

Habrás esperado a cubierto o no. Pero ya es el momento de salir al campo de batalla con el análisis de World of Tanks en Xbox One y, ojo, que no solo en la nueva generación, porque en Wargaming.net no olvidan a Xbox 360. Sí, maniacs, hablamos de juego cruzado de verdad, por fin.

Tras una beta que nos ha encantado, minijuego incluido, por fin tenemos el análisis de World of Tanks en Xbox One.

Tras una beta que nos ha encantado, minijuego incluido, por fin tenemos el análisis de World of Tanks en Xbox One.

Quien tenga experiencia en WoT hay poco que contarle. Si vienes del PC, lo que ofrece World of Tanks en Xbox One es una adaptación al mando de la consola. La misma que vimos en la generación anterior, pero con las ventajas de la resolución y suavidad en las animaciones. Es decir, la comodidad que conocemos con la mejora gráfica que le corresponde. Para quien juegue en Xbox 360 y tenga la nueva máquina, va a ser difícil que vuelva atrás en el tiempo. Lo mejor es que le deje su consola vieja a alguien y a cambio le obligue a meterse en sus partidas.

El soporte entre consolas diferentes nos gusta, aunque la resolución menor de 360 juega en desventaja a la hora de apuntar objetivos lejanos. Otro dato a favor del salto entre generaciones es que se mantienen los progresos que tengamos en Xbox 360. Usamos la misma cuenta de Xbox LIVE, con lo que veremos los vehículos comprados, la experiencia, créditos, oro y objetos de nuestro garaje. Es como una mejora en el hardware de un PC, donde mantenemos el mismo juego. Uno que es gratuito y nos dará muchas horas de diversión sin gastar. Aunque, como siempre, acelerar los progresos y optar a ciertas ventajas es más sencillo si invertimos euros de verdad.

Seguimos con los logros que ofrece, por primera vez, World of Tanks en Xbox One. Una única cuenta de Xbox LIVE nos permitirá cambiar de consola a nuestro antojo. Con lo que si no tenemos más remedio que jugar en Xbox 360, podremos continuar los progresos en esta y volver de nuevo a la generación actual. Es algo que nos gustaría ver con más títulos online que reciben actualizaciones, pero generalmente nos hacen pasar por caja o empezar de cero. Nos faltan manos para contar los puntos a favor de Wargaming.net y su experiencia al mantener dos generaciones en paralelo.

Los servidores en el análisis de World of Tanks

Uno de los factores que han hecho de World of Tanks un juego tan popular es su uso de los servidores. Desde un principio, el objetivo de los desarrolladores ha sido que las partes delicadas estén centralizadas. Los disparos y sus trayectorias, los objetos como edificios o rocas y todo lo que puede ser un obstáculo se calcula en el servidor y se sirve a los clientes. Así, aunque consiguiéramos eliminar todas las paredes del juego, con trampas, sería imposible atravesarlas con las balas. Es un elemento que corta bastante bien a los tramposos, incluso en PC. Algo que se mantiene intacto en Xbox One, donde la consola casi tiene que encargarse exclusivamente de dibujar lo que vemos. Buena parte del proceso restante está centralizado.

Con el aprovechamiento de la nube, aunque en Wargaming.net no lo llamen así habitualmente, Xbox One tiene aún más margen para elevar el nivel gráfico frente a otros juegos. Algo que vemos con los modelos de los carros, la vegetación y efectos variados sobre cada superficie. Incluso tenemos una climatología variable, que añade más realismo al asunto. Sin embargo, a pesar de que se mejora bastante frente a Xbox 360, con una tasa constante de imágenes de 30 por segundo y 1920×1080 de resolución, hay espacio para mejorar. Lo más espectacular son los diseños de más de 400 vehículos. Desde ligeros a cañones autopropulsados.

El concepto de juego viene a ser el de muchos otros multijugador. World of tanks potencia el trabajo en equipo. Los vehículos más pesados son resistentes y tienen gran potencia de fuego, pero al mismo tiempo son lentos y su maniobrabilidad resulta irrisoria en muchos casos. Estos se ven arropados por los modelos más ligeros, que cuando actúan coordinados pueden acabar con los más potentes o defenderlos, según sea necesario. La lucha a larga distancia, con un cambio a perspectiva aérea para apuntar, se beneficia de los exploradores, que descubren las posiciones enemigas.

Lo que puede parecer un juego sencillo, donde morir es cuestión de segundos o triunfar queda en manos de la suerte, no lo es para nada. Los mejores tanquistas, los equipos más acertados y quienes van a los torneos saben que la estrategia resulta vital. Que los combates duran como máximo quince minutos, pero que no hay dos iguales.

World of Tanks tiene una curva de aprendizaje que cada vez ofrece más ayudas. En esta edición para Xbox One no solo tenemos los tutoriales básicos que poco nos enseñaban hace tiempo en otras versiones. Se ha mejorado la parte para un jugador, con experiencias que llegan más allá del típico blanco móvil que no nos dispara. Es una serie de escaramuzas descafeinadas en comparación con el juego real, contra personas online, pero que ayuda a tener más claras las cosas y evita frustraciones tempranas.

Árboles de tecnologías en World of Tanks

Nada más empezar a jugar, el garaje del juego es un espacio vacío. Donde apenas tenemos con qué salir a morir. Ganar experiencia rápido se consigue a base de jugar y ganar. Pero también hay premio si no lo hacemos muy bien. Para acelerar el proceso podemos adquirir días de modo Premium, que es la principal fuente de ingresos para los juegos de Wargaming.net. Pero hablemos de lo que nos abre la experiencia y las monedas del juego…

Las facciones en World of Tanks tienen poco que decir, pues podemos mezclar vehículos de todas las nacionalidades. Es toda una fiesta para los aficionados a los tanques, con modelos soviéticos, estadounidenses, chinos, de Reino Unido, alemanes, franceses y japoneses. Todos con las características que han marcado las épocas de guerra, sobre todo la segunda mundial. Los potentes y pesados alemanes, los ligeros y poco armados norteamericanos y los divertidos vehículos chinos, junto a los excelentes modelos japoneses… la verdad es que hay para elegir y no faltan curiosidades. Todos detallados por fuera a nivel de pocos centímetros.

Como comandantes, tenemos una tripulación que gana experiencia y mejora sus habilidades. Estas las debemos repartir y concentrar según veamos la necesidad. Reparar los problemas mecánicos, apagar fuegos o apuntar más rápido nos puede salvar, gracias a unos hombres bien preparados. El tiempo y la forma en que repartimos los puntos es otro aspecto importante de World of tanks. Porque no todo se libra en el campo de batalla. Hay mucho trabajo lejos de las balas, como si se tratara de Fórmula 1, por ejemplo.

Los árboles de tecnología nos dejan añadir y cambiar cañones, unidades motoras y hasta saltar entre versiones de una serie blindada. Sin tener que añadir plazas de garaje, aunque con un gasto que al principio puede parecernos enorme. Eso sí, el juego engancha de lo lindo y las recompensas están bien pensadas para que nos dé por empezar una buena colección de vehículos. Subir de nivel un carro, los llamados Tier, es la forma de distinguir entre los jugadores más veteranos y los nuevos. Algo que se ha convertido en estándar dentro de los títulos online.

A las partes “útiles” se le añade una amplia variedad de adornos, camuflajes y detalles que invitan a gastar ese oro del juego. Aunque nunca debemos subestimar una buena pintura a la hora de mantenernos ocultos frente al enemigo.

Modos de juego en World of Tanks

Las batallas pueden ser aleatorias, que es una forma rápida de entrar en acción. El tiempo desde que apretamos el botón A hasta que estamos en marcha se mantiene entre generaciones. Es algo donde esperábamos una mejora con Xbox One, pero parece algo delicado, por la necesidad de encontrar jugadores que llenen las partidas de forma óptima. Con suerte, en menos de 30 segundos podemos empezar a jugar, aunque los tiempos de espera se pueden disparar hasta un par de minutos, según el número de jugadores y el estado de la conexión. No desespera, pero corta un poco la filosofía de partidas cortas, para cuando solo tenemos veinte minutillos seguidos que dedicar a nuestro ocio.

Análisis world of tanks xbox one

Análisis world of tanks xbox one… ¿Cuántos vehículos tienes ya?

Al subir de nivel, los combates cortos se nos hacen insuficientes. Con lo que World of Tanks añade el incentivo de meternos en algo más grande. Con nuestros amigos, a nivel global y montándonos algo más ambicioso que un mapa aislado. Pero no esperes en esta versión, de momento, el mapa y opciones de general o una gestión de clanes. Todo queda en manos de nuestra imaginación, esas campañas grandes tendremos que llevarlas a mano, por ahora. Lo que nos ofrece WoT en su estado actual para consolas son combates de 15 contra 15 y de cuatro contra el mundo que nos dan experiencia y plata para gastar. Luego dispone dos modos de entrenamiento contra el escenario, pero ahí se queda la cosa.

Entre medias, tenemos las misiones diarias, semanales o los encargos especiales en determinados momentos del año. Estos nos invitan a volver, junto a las promociones de Wargaming.net, que nos llegan en forma de mensajes y nos recuerdan que tenemos un juego siempre listo para hacérnoslo pasar bien entre balas, una banda sonora pegadiza y épica o partidas de esas que siempre te dices “esta es la última y lo quito”, pero no obedeces.

Summary
Review Date
Reviewed Item
World of Tanks
Author Rating
51star1star1star1star1star
+ La mejora en resolución, frente a Xbox 360, nos hace mirar solo al presente y olvidar la anterior generación. El acabado de los vehículos, la nueva iluminación y la suavidad en los combates añaden un toque especial al juego, que se acerca más a la versión para PC, aunque ofrezca menos opciones.
- En consola, World of Tanks aún tiene cosas que envidiar a la edición para Windows, modos de juego, por ejemplo. Además, echamos en falta que haya interacción con Xbox One Smartglass y el resto de productos de Wargaming.net.