Análisis de Zombie Army Trilogy en Xbox One

Repasamos una nueva oleada de no-muertos en el análisis de Zombie Army Trilogy. Una oportunidad de saciar la sed que nos queda de aniquilar… ¡Zombis nazis!
Nota

Si alguna vez has jugado a los títulos de la serie Sniper Elite de Rebellion, tendrás una buena idea de lo que te contamos en el análisis de Zombie Army Trilogy. Porque seguramente, buena parte de esto lo habrás vivido ya, aunque no con la intensidad que nos hemos encontrado en esta especie de recopilación monográfica.

Cuando leas el análisis de Zombie Army Trilogy sabrás de qué va esto.

Cuando leas el análisis de Zombie Army Trilogy sabrás de qué va esto.

Hay cosas que a algunos nos encantan, que hablamos de ellas como placeres culpables, por no confesar que nos gustaría hacerlo más a menudo. Es eso de ir a ver ciclos de películas de serie B o buscar comics de los que nadie hace una película. El problema es que, cada vez resulta más difícil que nos llamen raros por esto. Más que nada, porque si en 2004 vamos a un E3 y volvemos con los primeros tomos de The Walking Dead o la versión especial de Evil Dead, sabemos que será sesión de tiempo dejar de ser unos bichos raros.

Lo bueno de Zombie Army Trilogy es que nos coloca en ese momento dulce que nos permite hablar de lo originales que somos. Porque se trata de algo salido de otros juegos, sin la ambición y necesidad de llenar la bolsa que tendría bajo la saga de la que proviene. Sniper Elite 3 nos divirtió, aunque no lo consideremos un portento gráfico o jugable. Pero si le metíamos zombies, todo cambiaba. Es, precisamente esto, lo que parecen haber visto en Rebellion para embarcarse en esta aventura y hacerlo en solitario.

Hitler en el análisis de Zombie Army Trilogy

Quien vea documentales de National Geographic sabrá lo que le pasaba a Hitler en los últimos años de su locura megalómana. Buscaba el arma definitiva. Lo hacía con los aviones a reacción, con los cañones más grandes y dentro de instalaciones subterráneas que aún se estudian como base para ciudades en la Luna, Marte o zonas inhóspitas de la Tierra. Pero hay algo que se le escapa al mundo libre y es el ejército de zombis con el que lidiaría su última gran batalla. ¿Dónde empieza la realidad y acaba la ficción? Nosotros lo tenemos claro, frente a la pantalla de nuestras Xbox One.

Como buena película B o juego que parece hecho para divertir, sin más, con Zombie Army Trilogy tenemos una ración de bugs, niveles poco inspirados, enemigos con un comportamiento… ¡Pero si son zombis nacis! ¿A quién le importa todo esto? Solo hay que elegir el modo de juego y empezar a luchar contra Hitler, con la esperanza de llegar al final y ver cómo se le ha quedado la cara. Quien busque un argumento cuidado y que sorprenda, gráficos a la última y retos con los que no dormir por las noches, debería buscar en otro sitio. Este juego no va de eso.

Después de jugarlo y creernos preparados para el análisis de Zombie Army Trilogy en Xbox One, podemos empezar a enumerar sus bondades. Aunque sin dejar de lado que no está hecho para todos. Más allá de su clasificación por edades. Quien se empapara de Sniper Elite V2 en la generación anterior tiene parte del camino recorrido. Porque parte de este título nuevo estaba entre los spin offs que acompañaron a esa entrega, aunque solo en PC. Por lo tanto, estamos ante un juego que es totalmente nuevo en consola. Este cuenta con una tercera campaña, porque habíamos visto dos ya como DLCs. De ahí que reciba el nombre de Zombie Army Trilogy. Con algunas mejoras gráficas, un modo horda y algunas opciones que brillan, sobre todo, en el cooperativo.

Con menos peso que en Sniper Elite V3, la X-Ray Kill Cam también funciona con los zombies.

Con menos peso que en Sniper Elite V3, la X-Ray Kill Cam también funciona con los zombies.

A diferencia de los Sniper Elite, Zombie Army Trilogy tiene mucho de correr y disparar para llegar a un punto de control. El camino hasta estas zonas seguras, llenas de munición y armas, se llena de enemigos ante los que tenemos algo más que nuestros rifles de francotirador. Las armas, por cierto, aparecen desbloqueadas para que elijamos lo que más nos gusta. Aunque nos invitan mucho a usar el rifle a distancia. Por eso de usar el motor de Sniper Elite y tener hasta el modo X-Ray Kill Cam. Ese que se ha hecho famoso por los vídeos en que se ve la penetración de la bala, cómo rompe los huesos y destroza los tejidos blandos hacia la trayectoria de salida.

Los cientos de enemigos que nos encontramos tienen peculiaridades que nos permiten distinguirlos en grupos. Pero no nos enfrentamos a algo memorable en demasiadas ocasiones, más allá de si son zombies acorazados, explosivos o aún recuerdan cómo dispararnos a la cabeza con sus mauser. La pistola se convierte en un arma totalmente secundaria, mientras que las escopetas nos hacen un buen servicio cuerpo a cuerpo. Pero el premio y los puntos están en los disparos a la cabeza. En esto se mantiene buena parte de la esencia de los Sniper Elite. Aunque todo es más arcade y luchamos por la necesidad de hacer puntos, sí, pero también por escapar de los ejércitos que nos rodean sin piedad.

En Zombie Army Trilogy se utilizan varios trucos para invitarnos a jugar de cierta forma. Esa presión por hacer la mejor puntuación se ve en cómo valoramos la munición. Cuantos más tiros seguidos acertemos, mayor será el multiplicador. En lugar de buscar la tranquilidad, también hay recompensa por destrozar cuerpos pútridos mientras nos rodean, en un festín de puntos que ponen a cero el multiplicador cuando fallamos. En la práctica, esto se convierte en algo intenso, que empieza con suavidad cuando empiezan los gemidos en la lejanía.

Para meternos en la aventura, tenemos varias clases para elegir, con la novedad de incluirse también luchadoras. La selección de granadas, minas, dinamita y alguna opción más es lo que nos hará vivir el juego de una u otra forma. Esto es así porque entre los tipos de armas de fuego no hay una diferencia notable dentro de cada categoría. Aunque es de agradecer el repertorio que incluye el juego.

Las quince misiones que incluyen las tres partes de Zombie Army Trilogy nos llevarán una hora cada una. Eso si no nos hacemos los remolones, mientras nos recreamos con los cuerpos mutilados que cuelgan del techo o las hordas que aparecen por todas partes. Hay cuerpos atrapados en amasijos de hierros, que nos atacan si pegamos nuestra espalda a ellos. Otros parecen lentos, hasta que los tenemos demasiado cerca. Pero los niveles de dificultad se merecen algo de atención, pues en los más altos lo que era un festival se vuelve pesadilla. Más zombis, con aguante mejorado, nos lo ponen realmente complicado. Pero esta es la esencia del juego, porque no busca ir más allá de eso. De disparar y avanzar hasta superar un nivel con el máximo de puntos posibles. Las escenas de vídeo tienen su gracia, si sabemos verla, aunque son algo menor entre tanta acción.

El multijugador es la justificación principal de Zombie Army Trilogy. Tener amigos para echar unas partidas se vuelve toda una experiencia. Junto a ellos, ver cómo los zombies atraviesan el suelo y nos atacan en la zona segura, junto a otros bugs, se hace divertido. Porque ya sabemos que en compañía cualquier juego mejora, pero este tiene en ello su razón de ser. Quizá en Rebellion lo hayan buscado a propósito, porque el resultado puede convertirse en verdaderas carcajadas a través de Xbox LIVE.

Brought by... Xbox.

+ El cooperativo con buenos amigos se convierte en algo para recordar.
- Los bugs que debemos tomarnos con humor y amigos, como los zombies y bombas. Estos se vuelven una combinación muy inestable. Jugar en solitario es triste. El sonido no mola tanto como en los vídeos… por mucho que Sieg se empeñe.