LEGO El Hobbit en Xbox One con poco que contar

Con LEGO El Hobbit, Traveller's Tales añade algunos elementos nuevos, a la espera de que Xbox One se adapte mejor a esta franquicia llena de piezas locas.
Nota

Que LEGO El Hobbit llegue a Xbox One con motivo del lanzamiento de la segunda película en DVD y Blu-Ray, nos hacía pensar en un juego menor. Uno de esos que, a veces, salen directamente en Xbox LIVE, como le pasó al de Watchmen en Xbox 360. Pero no es el caso.

Parecía más que probable que la aventura de Bilbo llegaría en varias entregas a nuestras consolas. Esta, de paso, nos invita a recorrer el mundo de Tolkien con un regalo final. El de la libertad para volver a visitar cada rincón, con cualquier personaje, de manera que la historia inconclusa no nos quite la emoción. Pero es eso, un cuento que se queda sin acabar, una vez más, a la espera de otra entrega llena de piezas de LEGO.

Tenemos un buen puñado de personajes que controlar, áreas bastante llenas de cosas que montar y mecanismos más complejos que en otros juegos de este tipo. Los niños pueden atascarse más que nunca con el control y los puzles que plantea LEGO El Hobbit, lo cual no tiene por qué ser bueno ni malo. Sencillamente, nos deja ver que los fans de las piezas para montar pueden ser de cualquier edad.

El mayor valor de LEGO El Hobbit es su plantel de personajes

El mayor valor de LEGO El Hobbit es su plantel de personajes.

A la película que cierra la trilogía, demasiado alargada por lo que llevamos visto, le quedan aún unos cuantos meses. Pero esas Navidades de 2014 se nos antojan demasiado cercanas y habríamos visto con mejores ojos otro planteamiento. El de lanzar un juego más completo junto al estreno en cines. Aunque aquí, parece que la gente de finanzas ha decidido y tendremos el juego completo en 2015… ¿También con el lanzamiento de la trilogía en DVD o solo en Blu-Ray?

Metidos en harina, vemos que Un viaje inesperado y La desolación de Smaug tienen personajes para rellenar varios juegos de LEGO. Además, en esta ocasión nos enfrentamos a los peligros y puzles con varias herramientas por personaje. Esto hace que, además de cambiar entre ellos, debamos elegir con qué se arman en cada situación. En la práctica, es como si el número de protagonistas se disparara, de forma que complica las cosas un poco más. LEGO El Hobbit requiere cierta atención y conocer nuestros recursos, frente a la inmediatez de otros juegos con piezas de LEGO.

Aparte de cierta profundidad, el resto de elementos es el habitual. Tenemos fases divididas por puzles o enemigos que debemos superar. Cooperar vuelve a ser algo fundamental. Podemos destrozar muchas cosas y construir verdaderos engendros mecánicos con las piezas que encontramos. Tampoco faltan las misiones secundarias y los retos que solo podremos superar si volvemos a visitarlos, con personajes que solo estarán disponibles más adelante.

Ni el Rey bajo la montaña se escapa del humor de LEGO El Hobbit

Ni el Rey bajo la montaña se escapa del humor de LEGO El Hobbit.

Pero tampoco hemos de olvidar que estos juegos están hechos para compartir, para jugarlos en cooperativo. Aunque solo sea en una consola, sin opciones online, nuestros personajes actúan juntos y solo así se pueden superar ciertos momentos. Es bonito que un juego, además de fomentar lo de recoger tesoros antes que tu compañero, por otro lado invite a colaborar.

Entre los elementos que distinguen a LEGO El Hobbit de otras apariciones de la multinacional danesa, están las opciones de construcción. Esto se traduce en minijuegos que proporcionan más o menos monedas según se nos den. Rompen con el ritmo de la aventura, pero se pueden considerar una buena adición, aunque habría estado bien ver más elementos nuevos. Al menos, para elegir favoritos de cara a próximos títulos de LEGO.

Otro de los puntos a destacar del juego es que usa la última versión del motor de Traveller’s Tales. Esto implica un aspecto superior a títulos anteriores. Sin llegar a ser lo que esperamos de Xbox One dentro de no mucho, todo se mueve con suavidad, está lleno de detalles y sorprende con algunas sombras que añaden profundidad. Estamos en un momento donde los desarrolladores han de elegir entre juegos de LEGO que parezcan totalmente realistas, de plástico, o más como la LEGOPelícula. La tecnología está de su lado y solo hace falta decidirse. Pero podríamos considerar este LEGO El Hobbit como un título de transición en este sentido. Bonito, suena bien, pero aún no llega a lo que esperamos para la franquicia en Xbox One.

Bring by Xbox

+ Añade algo más de complejidad a los juegos de LEGO que ya conocemos. El humor, contra todo lo establecido por Tolkien, tiene algunos puntos buenos.
- La historia se queda a la espera de las películas. Los QTE y ciertos retos rompen el ritmo del juego.