Murdered Soul Suspect a análisis entre la vida y la muerte

Murdered Soul Suspect no exige mucho. Sus requisitos son que quieras investigar, con calma, mientras demonios intentan llevarte donde le toca a un muerto.
Nota

Murdered Soul Suspect suena raro. Tanto como lo es el juego en un primer momento. Pero llega en un momento que estamos al tanto de lo que pasa en el mundo de las sombras. Ya no nos sorprende El sexto sentido… salvo que seas nuevo y tengas que verla. Eso sí, que no te lo cuenten.

Lo que pasa con Murdered Soul Suspect es que empieza como acaban muchas historias. En el momento de una muerte que lo desencadena todo. Al menos, así es para nosotros, que miramos desde el otro lado de la pantalla. Su mundo oscuro, sucio y con tintes de novela negra, pasa a ser un escenario del crimen. Uno en el que somos investigadores, pero también culpables y acusados.

Es la vida del protagonista, un detective que viene del otro lado de la ley, la que condiciona muchas de nuestras acciones. El resto lo hace un diseño de escenarios y unas mecánicas que no llegan a cuajar. Aunque, con un ligero esfuerzo, nos haremos a la idea de que un ser etéreo no puede atravesar ciertas pareces o que el suelo es un límite natural. Son esas licencias que o las admitimos sin rechistar o no hay juego.

Huír de los demonios aporta un poco de emoción a Murdered Soul Suspect

Huír de los demonios aporta un poco de emoción a Murdered Soul Suspect.

Massachusetts, la de Murdered Soul Suspect, está llena de historias escabrosas. Algunas las desvelaremos con minijuegos o, sencillamente, cotilleando. Porque este juego tiene mucho de eso. De aprovechar la condición de alma en pena para escuchar conversaciones ajenas que pueden darnos pistas. Lo bueno es que unas nos servirán para aclarar nuestra propia muerte… Vaya, ya lo hemos dicho, el protagonista que controlamos está cadáver, finito, kaput, criando malvas, tieso como la mojama.

¿Qué cosas buenas tiene eso de ser un alma en pena? Pues, desde poseer a los vivos hasta tener que huir de los demonios que quieren llevarnos donde nos corresponde. Todo el juego se basa en eso, en que antes de ir al cielo o el infierno hay quien se queda entre medias hasta que soluciona ciertos temas.

Todo parece estar lleno de espíritus más o menos amistosos en Murdered Soul Suspect. Unos son muy pesados y apenas aportan nada a nuestras pesquisas. Otros dan buenas pistas. Aunque también hay algunos que son más interesantes que toda la historia principal junta. Sin embargo, hay cierto aire de repetición en las situaciones que no invita demasiado a investigar. Algo que se une a un apartado técnico bastante pobre, que demuestra cómo algunos juegos han saltado a Xbox One sin apenas tocar detalles más allá de la resolución.

El principio de Murdered Soul Suspect, con el cuerpo caliente del protagonista y música de Jason Graves.

El principio de Murdered Soul Suspect, con el cuerpo caliente del protagonista y música de Jason Graves.

Como no podía ser de otra forma, cuando los desarrolladores se quedan sin tiempo o ideas, en este juego también tenemos momentos de pulsar botones en secuencias. Estos, para no romper la tónica, pueden sacarnos de la inmersión que hayamos conseguido a base de poner interés. Porque a Murdered Soul Suspect le falta inspiración a la hora de colocarnos en un mundo sórdido. No aprovecha las opciones que proporciona la idea original. Una que prometía libertad para ir de un lado a otro y exprimir un mundo más o menos abierto.

El resultado es un juego que nos coloca en espacios limitados, donde debemos observar hasta encontrar las pistas suficientes que nos permitan pasar al siguiente reto. La acción es mínima, pero hay aventuras que tampoco la explotan y son mucho más entretenidas. Así que, si quitamos lo de teletransportarte a cinco metros para huir de los demonios o poseer gatos, lo que queda de Murdered Soul Suspect es una aventura gráfica muy tradicional. Una a la que solo le falta un puntero de ratón, además de cierta gracia a la hora de contar las cosas y presentar a los personajes.

Salvo que seas muy fan de las historias de crímenes y te guste la mezcla con lo sobrenatural, hay pocas cosas de este juego que resulten interesantes. Eso sí, en caso de que estés entre el público objetivo, seguro que disfrutas esta historia entre fantasmas y mentes perturbadas.

Bring by Xbox

+ Algunas historias que cuenta son bastante curiosas y, por qué no decirlo, macabras, sorprendentes... aunque son las menos.
- El apartado técnico es pobre y el juego recurre a mecánicas poco convincentes para justificar sus muchas limitaciones.