Sniper Elite 3 – África a análisis en Xbox One

Con Sniper Elite 3, Rebellion da un paso más en cuanto a juegos de francotiradores. Lo hace, por primera vez, en Xbox One... y con la opción de no quedarte quieto ni un momento.
Nota

Si crees que Sniper Elite 3 no es un juego para ti, sigue adelante con este análisis para Xbox One, porque quizá te lleves una sorpresa. Este es uno de esos títulos en que te encuentras algo distinto a lo que te esperas. No solo porque cambia un poco más lo que creíamos que era un juego de francotiradores, sino porque da opciones a quien tenga tendencias más… arriesgadas y activas. ¿Te gusta el sigilo y ocultarte del enemigo? Tranquilo, eso también lo tienes en este juego.

África es el escenario elegido esta vez. Uno que no nos deja ir muy lejos de las reservas de agua, pero que da un aire totalmente nuevo a la serie Sniper Elite. Se acabaron los edificios con nidos obvios y los muebles situados donde hacían falta. Una base, una edificación en ruinas o un convoy dan mucho más juego que la propia Berlín en ruinas. Además, ¿nunca has querido ajustar las cuentas con las ratas del desierto…? Las de Rommel y Patton, no las de Luke y Obi-Wan, claro.

El papel de nuestro protagonista es muy distinto al de películas como Enemigo a las puertas. En Sniper Elite 3, en realidad, tenemos un héroe capaz de ganar él solo la guerra. Pero, claro, es un juego y la idea es hacerlo divertido. Aunque, con las opciones de dificultad altas, las cosas nos devuelven un poco a la realidad. Eso sí, cuando dejamos el realismo, tenemos un título donde podemos correr mientras repartimos plomo y nos tiramos de una cobertura a otra. El cambio es tan radical entre una forma de jugar y otra, que podemos hablar de dos juegos bien distintos. Esto nos da la oportunidad de rejugar la historia una vez concluida, aparte de hacernos los retos del modo desafío.

Los entornos, aunque al principio veamos mucha arena de desierto, son variados y cambian las opciones totalmente de uno a otro. En zonas abiertas, podemos ser blanco fácil. Pero también lo serán los enemigos. Donde hay más árboles o la geografía se escarpa, cambiar nuestra táctica puede equivaler a ganar más puntos. Porque, como pasa en otros juegos, Sniper Elite 3 premia nuestro estilo… por duro que parezca.

Sniper Elite 3 cambia los edificios en ruinas de Europa por el Norte de África

Sniper Elite 3 cambia los edificios en ruinas de Europa por el Norte de África.

Pero si hay algo que hace única esta serie es la afición por enseñarnos anatomía. Lo hace con escenas a cámara lenta, que mezclan el estilo de Sam Raimi en su serie Evil Dead… y todas las demás, junto a animaciones que no desencajarían en House. Además, en Xbox One tenemos un poco más de resolución para apreciar los detalles, la sangre, los huesos que se rompen o los genitales arios que explotan al paso de nuestros proyectiles.

Sniper Elite 3 África corps y compañía

Otro punto que nos hace más fieles a Sniper Elite 3 es el amor por nuestro rifle. Aunque tengamos granadas de mano, explosivos, un buen surtido de pistolas y ametralladoras… y más objetos que añadir a nuestros perfiles, el arma principal lo es por algo. Nos da los mejores momentos del juego, esas escenas de las que hablamos un poco más arriba. Pero también podemos mimarlo y convertirlo en algo muy personal. Las miras, el cañón, la culata… son opciones que desbloqueamos al ganar nuestra guerra particular. Todo un añadido que invita a seguir adelante y cuidar hasta el último detalle en cada baja que nos marquemos.

Los niveles del juego, aunque no incluyan muchos entornos diferentes, nos pueden llevar un par de horas si hacemos las cosas con cuidado. Están divididos por zonas y misiones que debemos superar de la forma que más nos plazca. Tanto si vamos con sigilo para no activar alarmas, como si nos gusta hacer ruido, hay muchas cosas que hacer repartidas por el mapa. Estas son las habituales, con documentos secretos o piezas que añadir a nuestro equipo. Estas últimas nos harán registrar cada cadáver que encontremos en busca de material.

Aunque al principio solo veas desierto, Sniper Elite 3 tiene niveles abiertos muy variados

Aunque al principio solo veas desierto, Sniper Elite 3 tiene niveles abiertos muy variados.

Tampoco falta la opción de mover los cuerpos caídos para evitar que nos descubran. Aunque esto solo se vuelve vital en algunos casos concretos y según nuestra forma de jugar. Precisamente, uno de los puntos más peliagudos de Sniper Elite 3 es la forma en que nos trata. Requiere de un esfuerzo no siempre correspondido, debido a ciertas variables que nos hacen fallar. Pillar el truco a apuntar y disparar nos puede llevar mucho tiempo, si no nos fijamos bien. Así, acertar a la primera puede significar la diferencia entre disfrutar un nivel o tener que cargar de nuevo el punto de control. No parece que todo esté basado en unas leyes constantes, sino que da la sensación de que hay un punto de suerte impredecible en cada disparo. Con esto hay que vivir, pues es uno de los pocos elementos que realmente están calcados de la realidad.

El realismo en Siper Elite 3 no es una de sus virtudes. Estamos ante una serie que se caracteriza por intentar ser divertida y espectacular. Aquello de matar a Hitler se quedó atrás, pero en esta entrega no faltan tampoco algunos momentos en que nos subirá la adrenalina y querremos saber qué pasa a continuación. La historia, aunque sea la de un francotirador que parece tener super poderes, tiene su gracia y el juego muestra un buen nivel general. En ningún momento da la sensación de estar en Xbox One a partir de una versión de 360 subida un poco de resolución.

A pesar de tener un juego divertido y con muchas opciones, hay cosas que seguramente se mejoren en la siguiente entrega. La inteligencia artificial es una de ellas. Con unas mecánicas que cambian respecto a Sniper Elite V2, las cosas siguen sin cuajar. Ahora podemos desactivar alarmas antes de que se activen, escondernos después de disparar y esperar tranquilamente a que la distancia haga olvidar que alguien ha muerto. Pero esto resta realismo al juego y quizá sea algo a cuidar para el futuro. Aunque sea con una mayor variedad de opciones según la dificultad que queramos.

+ Las escenas a cámara lenta se han convertido en un espectáculo desagradable que no podemos parar de ver... Y tener niveles más abiertos es el camino a seguir.
- Si tuviera ataques cuerpo a cuerpo, más allá de matar por la espalda, ganaría mucho. La inteligencia artificial se merece un buen repaso de cara a Sniper Elite 4.