Los primeros juegos de Xbox One: Assassin’s Creed 4 Black Flag

Los juegos de Xbox One, sin Assassin's Creed IV Black Flag, perderían encanto. Nos acercamos a esta entrega de la saga desde el punto de vista de la evolución.
Síguenos y da a Me gusta:

Los juegos de Xbox One, sin Assassin’s Creed 4 Black Flag, perderían encanto. Tanto en la actual generación como en la que está por llegar, se confirma lo que a muchos ya nos rondaba por la cabeza desde hacía tiempo: los responsables de la saga no tiene previsto dejar de explotar, a corto plazo, su gallina de los huevos de oro.

Ballenas en Assassins Creed 4 Black Flag

Sí, cazaremos ballenas en Assassins Creed 4 Black Flag.

De hecho, la propia compañía lo ha afirmado en más de una ocasión. Y es que las cifras hablan por sí solas: 52 millones de unidades vendidas, abarcando todos los juegos de la saga, en menos de siete años de existencia. Con los números sobre la mesa y teniendo en cuenta el tirón que tiene la nueva generación, ¿por qué no lanzar una versión, ligeramente mejorada a nivel técnico, de Assassin’s Creed 4 Black Flag en Xbox One y compañía? Así matarían dos pájaros de un tiro… pues dicho y hecho.

En Assassin’s Creed 4 Black Flag encarnaremos a Edward Kenway, un temible pirata que surcará los mares en su amado navío, el conocido como Jackdaw. Así navegará sembrando miedo y caos a partes iguales, junto a su tripulación, y aprovechando su situación para alcanzar las metas de su segunda vida, la de asesino. El título que hoy nos ocupa recoge el testigo de su antecesor y potencia su apartado más novedoso y aclamado: las batallas navales.

Esta nueva faceta se une a la aparición de un enorme entorno que explorar sobre nuestro barco. Es posible visitar medio centenar de islas diferentes y perder muchas horas disfrutando de una agradable vista, buceando en busca de tesoros perdidos, haciendo turismo por las tabernas de medio Caribe, escalando cualquier cosa que se preste a ello (o no) o simplemente asaltando otros barcos en busca de nuevos miembros para la tripulación y provisiones con las que mejorar a Jackdaw. La dura vida del pirata, vaya.

La modalidad multijugador tampoco se perderá la cita de Assassin’s Creed 4 Black Flag, incluso siendo uno de los primeros juegos de Xbox One. Es uno de los aspectos de los que menos información ha compartido Ubisoft hasta la fecha, lo que podría significar una importante evolución respecto a lo visto en las últimas entregas de la franquicia. Aun así, hasta nuevo aviso, la base de dicho modo se mantiene: cazar a otros objetivos sin ser cazados nosotros antes, usando para ello las habilidades de nuestro personaje y nuestro instinto para pasar desapercibidos.

Assassin’s Creed 4 Black Flag llegará a Xbox 360 el próximo 31 de octubre y hará lo propio en Xbox One el 22 de noviembre, una vez la última plataforma de Microsoft haga acto de presencia en Europa. Menuda recta final del año que se está marcando Ubisoft. Aunque, por lo que hemos probado, el salto de calidad respecto a la generación anterior se queda en una mejor resolución, texturas más detalladas y efectos algo más definidos. Sin embargo, la inteligencia artificial de los personajes, la mecánica de juego encorchetada y ciertos mecanismos parecen algo desfasado cuando hablamos de un título de nueva generación. Aspectos que, en cierto modo, quedan mejor resueltos en un PC de gama alta, pero que tampoco se solucionan con un buen ordenador. Esperemos que los futuros juegos de Xbox One, las próximas entregas de Assassin’s Creed, den un paso más notable en cuanto a aspecto y tecnología.

¿Estás dispuesto a surcar los mares y ser el terror del Caribe?

Síguenos y da a Me gusta: