9 motivos por los que fue vital la primera Xbox

Hay mucho misticismo sobre la primera Xbox, pero los años han probado que fue vital para el desarrollo del mundo, tal cual es ahora.

La primera Xbox supuso el nacimiento de esta nuestra comunidad. XboxManiac empezó con FreeX y KiniX a la cabeza, en un momento que nadie sabía lo que sería la consola de Microsoft. Ahora, quince años después, tenemos muchas historias que contar y vivimos un momento que no podía ser más ilusionador. Estamos en pleno cambio de ciclo, con algo como la Realidad Virtual y Aumentada, sí, pero también con un salto de potencia en la informática que nunca antes se había visto.

Lo que supuso la primera Xbox para Microsoft no es nada, comparado con lo que significó para el resto de la industria. Esta salió de una lucha entre departamentos e ideas, en la que el mismísimo Bill Gates puso orden. Decidió apartar recursos de su entrada en la televisión a la carta y los servicios, para optar por una máquina que también sería competencia de Nintendo y Sony. ¿Un movimiento maestro? Bill ya no está al mando activo de Microsoft y su legado hace tiempo que cambió de manos.

9 cosas con las que la primera Xbox cambió el mundo

Antes de la primera Xbox, hacer streaming a una consola era algo impensable. La máquina de Microsoft sentó las bases, con un puerto Ethernet de serie. Algo en lo que ya habíamos visto intentos, con relativo éxito. La solución se basaba en la capacidad de Dreamcast para conectarse a Internet, de serie. Pero faltaba una infraestructura detrás. Una con la que Microsoft llevaba años de experiencia en el mercado profesional, sí, pero también en el doméstico. WebTV es la prueba de ello. Con un servicio de televisión a la carta, donde fabricantes como Sony, Philips, Samsung o Mitsubishi fueron socios a nivel de hardware.

Así es la Actualización de Xbox para Navidad 2016

Así es la Actualización de Xbox para Navidad 2016

 

Hablamos mucho del hardware de Xbox, pero era el software lo que más nos impresionaba cuando llegó. Saltemos a un año después de su lanzamiento en Estados Unidos. Cuando apareció Xbox LIVE y todo cambió. No solo porque a algunos nos permitió viciarnos a Revolt por Internet y con un mando de consola. También porque ayudó a introducir servidores estables, mundos persistentes, perfiles universales, mensajería y hasta chat de voz.

Los servicios que Xbox LIVE servía con sencillez y estabilidad llevaban tiempo en PC. Pero, hasta entonces, las consolas apenas los olían o eran un caos reservado a unos pocos. Aparte, merece una mención la tienda, con sus apps y contenidos gratis o de pago. Algo que ya damos por hecho, pero que  era una rareza ante la que no surgieron pocas críticas.

Saltemos al hardware de la primera Xbox

Uno de los cambios más radicales e inesperados de la primera Xbox fue su sistema de memoria. Porque, incluía 64MB de RAM, algo impresionante para la época… donde ahora contamos con 8.192MB para el sistema principal, con más de 32MB entre cachés. Pero lo realmente revolucionario fue que toda la memoria era unificada. Los desarrolladores decidían cuánto iba a texturas y qué parte se empleaba para código. Todo un cambio de filosofía que a Sony le ha costado igualar y mejorar dos generaciones de PlayStation.

Hay cosas con las que Xbox One no pareció aprender de la primera.

Hay cosas con las que Xbox One no pareció aprender de la primera.

Si quitamos esa RAM unificada, el resto de la primera Xbox era muy parecido a un PC. Se notaban ciertos sacrificios para salir al mercado y superar decisiones como la elección de NVIDIA para los gráficos, sonido y buses de entrada/salida. Una elección que aún pesa, pues es responsable de que no tengamos retrocompatibilidad con los juegos de la primera Xbox en Xbox One. El tema de las licencias y una relación tempestuosa con el diseñador de chips no parecen arreglarse del todo 15 años después.

El tema de las críticas, por parte de los defensores de PlayStation, se centraron mucho en la presencia de un disco duro de serie. Sí, hace 15 años teníamos una consola con una unidad de 3,5″ dentro y no se podía cambiar. Al menos no de forma sencilla. Este es uno de esos puntos de inflexión que definieron varios frentes. Como los que defendían los cartuchos, los que decían preferir un lector de DVD más rápido o quien gritaba que no quería un PC cuando compraba una consola.

Lo bueno es que el tiempo también ha dado la razón al diseño de la primera Xbox. Un disco duro, en el futuro/presente unidades de memoria de estado sólido, es la solución más viable a los problemas de almacenamiento. Ni tarjetas de memoria, ni otros inventos exóticos han superado la apuesta de Microsoft con su primera Xbox. Aparte de que nos permitía meter un CD y ripear todas las canciones, con lo que teníamos una consola Karaoke sin restricciones o un hilo musical a la carta para cualquier fiesta.

El software de la primera Xbox

Tener el kernel de Windows en una consola es algo que ya se había visto antes. La historia de amor y odio entre Microsoft y Sony es larga. Incluso SEGA utilizó una capa de software, Windows CE, con su Dreamcast. Quizá un caballo de Troya para que no levantara el vuelo, pero eso no está claro. Si bien es cierto que los juegos más espectaculares de Dreamcast eran los que no aprovechaban el software de Microsoft y tenían más acceso al hardware de la máquina.

Quince años después, jugamos a lo mismo...

Quince años después, jugamos a lo mismo…

Junto a la base de Windows, la primera Xbox recibió el regalo de DirectX y la compatibilidad con las instrucciones x86. Con una versión a medida, que ayudó a forjar una revolución. Porque apoyó una forma diferente de hacer juegos y hasta aplicaciones más serias. El PC aún seguía con ciertas costumbres que lo ataban al pasado. Que impedían un salto de calidad y que apenas aprovechaban las mejoras en el hardware. Incuso OpenGL se vio beneficiado por la llegada de la primera Xbox. Igual que ahora Vulkan está disparada por la presión que ejerce DirectX en Windows 10.

La base de Microsoft en cuanto a herramientas de desarrollo, sus entornos Visual y muchos años de evolución tuvieron la prueba de fuego con la primera Xbox. El esfuerzo por ofrecer una documentación apropiada y soporte a los desarrolladores fue brutal. Pero la vida de la máquina solo dio para allanar el camino que benefició a Xbox 360. Ahora se habla mucho de las herramientas universales, de Universal Windows Platform y de la sencillez a la hora de desarrollar entre PC, consolas o móviles. Pero fue con la primera Xbox con la que todo empezó.

Equipos más pequeños, herramientas más económicas (aunque 9.000€ por un kit de desarrollo lo hicieran prohibitivo para algunos, era mucho menos que lo solicitado por la competencia). La sencillez y economía a la hora de desarrollar para Xbox, así como las facilidades para saltar al PC, hacían que la plataforma fuera atractiva para muchos desarrolladores. Menos empleados podían conseguir mejores resultados. Lo cual supuso una revolución de los desarrolladores occidentales frente a los japoneses.

La primera Xbox sentó las bases para ver Lost Odyssey en Xbox 360.

La primera Xbox sentó las bases para ver Lost Odyssey en Xbox 360.

La forma de programar en Japón se había ligado a plataformas complejas, donde los expertos se encerraban en un hardware que no variaba en toda una generación. La primera Xbox era otra especie, con una base que dominaban cientos de miles de profesionales en Occidente. ¿No te parece que esto supuso el principio del declive de Japón como primera potencia en videojuegos?

Vimos juegos de PC en consola, con el nacimiento de sagas como Halo. Todo un robo a Apple, del que Microsoft ha construido un imperio. Aparte de nombres míticos como Forza, Fable y Project Gotham Racing. Que venían de atrás o surgían para plantar cara a los Gran Turismo y compañía. Pero fueron los títulos influyentes a nivel tecnológico o jugable los que nos engatusaron. Con un Ninja Gaiden Black realmente endiablado, Rallisport Challenge, el disco duro que aprovechaba Blinx, el mundo de Jade Empire, la experiencia online de Crimson Skies: High Road to Revenge, Oddworld: Strangers’s Wrath y Munch Oddisee, Otogi, Steel Battalion en Xbox LIVE…

Ha llovido mucho desde la primera Xbox, para todos.

Ha llovido mucho desde la primera Xbox, para todos.

Las extravagancias como ese Steel Battalion fueron otra marca de la casa. Junto a los flirteos con Japón, que no devolvió el amor a la plataforma. Aunque las bases y relaciones empezadas por la primera Xbox se transformaron en un Blue Dragon y Lost Odyssey que no paramos de agradecer.

Movimientos como la compra de Rare, Bungie o Lionhead se ven como un antes y después. No sabemos qué habría pasado de mantener a los de Conker bajo el dominio de Nintendo. Gamecube habría sido mucho más exitosa, eso por descontado.

Hemos dejado para el último lugar otro de los puntos en que la primera Xbox supuso un antes y después, la escena indie. Una que bebía de lo trabajado con plataformas como el Amiga, que aún siguen muy vivas de forma no oficial. La verdadera razón para que muchos compraran una Xbox hace más de dos lustros. Porque fue la mejor forma de tener películas, series, música y emuladores en el salón de casa. Al menos, la más económica y satisfactoria.

Xbox Scorpio bebe mucho de la primera Xbox, no solo por llevar un Kernel Windows.

Xbox Scorpio bebe mucho de la primera Xbox, no solo por llevar un Kernel Windows.

Los indies de entonces no buscaban colocar sus juegos en la tienda de Microsoft. El reto consistía en hacer un XMBC que reprodujera archivos MKV. Versiones de MAME que corrieran el 100% de los juegos disponibles en recreativas y más allá. Aprovechar el disco duro y ganar acceso total a las instrucciones del NVIDIA NV20 de la consola. Eso sí que fue todo un reto y una revolución de la que vemos las consecuencias ahora. Solo hay que fijarse un poco en la gama de apps que hay en Xbox One. ¿Te suenan muchas de ellas? ¿Usas Plex Media Server? Pues eso.

Son 15 años en los que muchos han aprendido cosas buenas y, menos mal, otros han visto las mal hechas. Que han servido para que la industria de los videojuegos cambie a un ritmo que, desde fuera, parece espectacular. Si miramos el panorama en 1972, comparado con el de 1987, es increíble la diferencia. Controles, variedad, interfaz frente a las dos ruedas de PONG, profundidad de color y variedad de plataformas habían sucedido a una gran crisis.

Entre 1985, con la fiebre de los 8 bit, y el año 2000 con las 3D, también se aprecia un salto espectacular. Pero sobre todo, a nivel visual, porque Internet llevaba en torno a un lustro en nuestras vidas. El salto desde 2000, justo antes de Xbox a Xbox One ha sido mucho más grande. Aunque no lo parezca. ¿Cómo ves esto dentro de 15 años, cuando hayan pasado cinco generaciones gráficas completas, la RAM sea infinita, la nube funcione sin que lo notemos, IoT esté en todas partes y la Realidad Virtual esté tan superada como ahora lo están los televisores de tubo?