Así es la introducción de Tekken 7

La introducción de Tekken 7 nos pone los dientes largos a base de espectaculares hostias como panes con motivo de su lanzamiento en máquinas recreativas.

Si os habéis levantado con ganas de tener un subidón de adrenalina a primera hora, la introducción de Tekken 7 que hoy nos acompaña puede ser lo que os siente como un guante (de boxeo) esta mañana. Vamos, sin calentar ni nada, que la cosa ya está suficiente caliente de por sí.

La introducción de Tekken 7 nos pone los dientes largos.

La introducción de Tekken 7 nos pone los dientes largos.

La introducción de Tekken 7 es una secuencia CGI en la que son protagonistas dos de las caras más importantes de la saga de Bandai Namco: Kazuya y Heihachi. Como os podéis imaginar, por mucho que sean padre e hijo ni se pondrán a charlar sobre el último partido del Real Madrid ni se irán de copas, sino que se enzarzarán en un espectacular combate en medio de un volcán que, aunque no refleja en ningún momento la calidad del juego en sí, vale la pena echar un ojo.

En Tekken 7 se cerrará un arco argumental de la saga: la historia del clan Mishima. Se arrojará luz sobre los turbulentos misterios del gen diabólico que lleva arrastrando la familia, desvelando qué ocurrió con la mujer de Heiachi en el pasado, un tema que nunca se había tocado en los anteriores juegos. Vaya, que por eso sale un ojo de más, entre otras ricuras, al bueno de Kazuya mientras se lía a palos con su padre.

Para la ocasión, se presentarán nuevos personajes (Lucky Chloe y Shaheen son los últimos que se han desvelado, pero no los únicos) y la saga probará suerte con Unreal Engine 4. Por los gameplays vistos hasta la fecha, no le sienta nada mal.

Introducción de Tekken 7

La introducción de Tekken 7 ha llegado a nuestras manos con motivo de su cercano lanzamiento en las máquinas recreativas niponas, que se producirá la semana que viene. En el resto de plataformas hará lo propio en algún momento del 2015 aún por desvelar, por lo que habrá que hacer un ejercicio de paciencia hasta al menos el EVO 2015, que será cuando se deje querer fuera de Japón por primera vez. No en vano, tiene papeletas ante la ausencia de Street Fighter 5 en Xbox One de recuperar un trono que antaño puede que acariciara.