Captura de pantalla en Xbox One para todos los juegos

La captura de pantalla en Xbox One o SnapShot llegará gracias a una actualización, de la misma forma que ya contamos con la grabación de vídeo DVR en la consola.

La función de captura de pantalla en Xbox One o Snapshot no está inlcuida aún en la consola de Microsoft. Sin embargo, una actualización futura puede incorporarla de la misma forma que ahora se pueden grabar vídeos con Game DVR, editarlos, subirlos y compartirlos en nuestros servicios online favoritos.

La captura de pantalla en Xbox One puede ser tan sencilla como decir "Xbox, Snapsho"... en su versión inglesa, claro.

La captura de pantalla en Xbox One puede ser tan sencilla como decir “Xbox, Snapsho”… en su versión inglesa, claro.

Está claro que las redes sociales son el objetivo de los fabricantes de consolas y videojuegos en estos momentos. De ahí que en Xbox One veamos un gran esfuerzo por la posibilidad de compartir vídeos y experiencias, ya sea en Youtube, Twitch… pero, ¿y Facebook o Twitter? Reces ambas que suelen hacer más caso a una imagen, cuando va acompañada de un texto atrayente.

Para solucionar, en parte, la dificultad para capturar pantallazos a partir de los vídeos y ganar algo de calidad en el proceso, Microsoft baraja la posibilidad de hacer “fotos” en momentos oportunos. Igual que ahora hacemos con la opción “Xbox, graba eso” de Kinect.

La idea es facilitar el proceso y que ofrezca algunas posibilidades extra, más allá de la simple captura. Es decir, seremos capaces de elegir entre varias tomas y luego dispondremos de una serie de efectos o filtros para mejorar la calidad. El proceso promete estar enlazado a redes sociales, aún por anunciar, así como nuestra cuentan en OneDrive.

En cuanto a la lista de posibilidades aún por añadir, según Phil Spencer, esta es muy larga y posiblemente veamos cómo se convierten en realidad durante la vida de Xbox One. Eso sí, nos avisan de que los próximos meses van a ser muy intensos en este sentido, con la actualización de junio que añadirá, entre otras opciones, compatibilidad con almacenamiento externo. Una necesidad que apremia, pues los 500 GB de la consola vuelan conforme aparecen juegos, demos, contenidos multimedia, actualizaciones y, también, nuestros propios vídeos.