Tu consola no será un kit de desarrollo de Xbox One

El proyecto de que cualquier consola sea un kit de desarrollo de Xbox One se disuelve, en contra de lo anunciado meses atrás de cara a los creadores indie.

Cualquier consola de nueva generación de Microsoft podría haber sido un kit de desarrollo de Xbox One si los planes del fabricante se hubieran concretado como estaba previsto. Es más, se hablaba de este verano como fecha para poder convertir nuestras máquinas en estaciones de trabajo para hacer juegos. Pero, de momento, no será así… no por ahora.

Esto no es un kit de desarrollo de Xbox One

Esto no es un kit de desarrollo de Xbox One, ni lo será, según parece.

Ha sido en la Develop Conference de Brighton donde Martin Fuller del Xbox Advanced Technology Group ha dado la noticia. Es decir, podemos olvidarnos temporalmente de que Microsoft libere la forma en que podríamos haber hecho de cualquier Xbox One un kit de desarrollo capaz de acercarnos el mundo de, por ejemplo, ID@Xbox. Su plan para la publicación de juegos indie, sin necesidad de una editora potente que los respalde.

Esta situación choca con lo esperado y con algunos movimientos que han significado un giro de 180 grados en las políticas de Microsoft. La apertura a los desarrolladores independientes que ha supuesto ID@Xbox puede frenarse un poco en caso de que no haya más facilidades para iniciarse en esto de hacer juegos para Xbox One. Aunque tampoco es que la situación haya sido muy diferente en el pasado, salvo excepciones como NetYaroze de PlayStation o las máquinas con Android.

En el caso de los kits de desarrollo, estos suelen contar con una consola que sirve para probar el trabajo sobre hardware real. Tradicionalmente, estos sistemas han sido muy costosos y han requerido un contrato bastante restrictivo con el fabricante de la consola. Algo que, ahora con Internet, se puede simplificar notablemente.

Mientras que, de momento, se desecha la opción de convertir cualquier máquina en un kit de desarrollo de Xbox One, el programa ID@Xbox sigue con su política. Esta incluye la entrega de dos sistemas a quien reciba la aprobación de su proyecto, con lo que aún nos queda esta posibilidad.

En cuanto a los motivos para no liberar las consolas, el temor a la piratería puede ser uno de ellos. Aunque, por ejemplo en el caso de los kits para prensa, el proceso es relativamente sencillo y no parece haber tantas reticencias de cara a que código no firmado funcione en algunas Xbox fuera de las oficinas de Microsoft o sus desarrolladores autorizados.

“Estábamos en las primeras etapas cuando estudiamos la idea de permitir que un kit comercial pudiera convertirse en un kit de desarrollo de Xbox One y viceversa”, ha comentado Fuller. “Al final, a pesar de que era un objetivo admirable, no ha sucedido por desgracia. No te puedo decir los detalles exactos de por qué no… Hasta donde yo sé, no hay planes”, añadió. “No estoy al tanto de la razón por la que no hubo manera de hacer eso.”