Devolver juegos en Xbox One y Windows 10

Parece que vamos a poder devolver juegos en Xbox One y Windows 10, según sugerían las autoridades europeas y ya permiten servicios como Steam, de Valve.

El caso de Xbox One, Windows 10 y su tienda compartida es curioso. Mientras que podemos comprar, no podíamos devolver juegos en Xbox One o el Sistema Operativo de Microsoft. Al menos no como dictan las resoluciones comunitarias, Brexit aparte, desde hace ya muchos meses.

La devolución de juegos está en la legislación europea, pero la forma de actuar en el mercado digital aún no nos queda clara.

La devolución de juegos está en la legislación europea, pero la forma de actuar en el mercado digital aún no nos queda clara.

Con la nueva posibilidad que se añade al sistema de compras online de Microsoft, la empresa norteamericana se suma a las que respetan la legislación vigente. Eso sí, con una normativa que ofrece una visión personal de la ley europea.

Cómo devolver juegos en Xbox One y Windows 10

De momento, solo tenemos un avance de lo que será el sistema para devolver juegos en Xbox One y Windows 10. Parece que la Creators Edition ha abierto las puertas a dicha posibilidad. Pero con algunas premisas de cara a deshacer una transacción. Está claro que esto debe ir en contra de los pillos, que compran, disfrutan y devuelven juegos.

Una encuesta de 2016 nos adelantaba la opción de devolver juegos en Xbox One.

Una encuesta de 2016 nos adelantaba la opción de devolver juegos en Xbox One.

Como ha sucedido en Steam, Microsoft ofrece un sistema de devoluciones acorde con la normativa europea. Así, de concretarse como en la fase previa de implantación, el período de devoluciones durará 14 días desde la compra. Pasado este tiempo será nuestro para siempre. Al menos, mientras siga en el disco duro o Microsoft lo mantenga en sus servidores.

Para solicitar una devolución de juegos, tendremos que navegar por account.microsoft.com y hacer login. Ahí podremos acceder a nuestro historial de pagos y compras. Desde esa sección veremos las apps y juegos que hemos comprado, de forma que podremos acceder a la opción de Devolución.

  • Las premisas para devolver juegos en Xbox One y Windows 10 son las siguientes:
  • Juegos y aplicaciones compradas en los 14 días anteriores y que no se han jugado o utilizado más de dos horas.
  • DLC, pases de temporada y complementos no entran en el servicio de devoluciones.
  • Hemos de haber descargado y puesto en marcha el juego, al menos una vez, antes de pedir el reembolso.
  • Deberemos esperar, al menos, un día antes de pedir la devolución del dinero.
  • Algunas aplicaciones de Windows 10 no permiten la devolución del importe abonado.
  • Microsoft se reserva el derecho a bloquear el acceso de usuarios que abusen del servicio a la hora de devolver juegos en Xbox One o Windows 10.

Parece que todo va a funcionar de una forma muy parecida a como lo hace en Steam para Windows, Linux y Mac OS X. Así que solo estamos ante la adopción de un sistema probado, que respeta la legislación a nivel europeo y que ha dado dolores de cabeza a otras compañías. Es decir, que en Microsoft han sabido ser pacientes y solo tenemos que esperar a la implantación en nuestras cuentas. ¿Qué te parece esto de devolver el importe de los juegos que no nos gustan o adquirimos por error?