Lanzamiento de Tower of Guns en Xbox LIVE

Tenemos otro shooter en Xbox One, con el lanzamiento de Tower of Guns en Xbox LIVE y sus escenarios aleatorios, power ups, muertes a mansalva...

GRIP Digital sigue con su andadura por todas las plataformas y ahora nos sorprende con el lanzamiento de Tower of Guns en Xbox One. Un nuevo shooter en primera persona que recuerda los tiempos más locos del género.

El planteamiento sigue la línea de otros títulos recientes, como el español Ziggurat, que nos invita a tener una experiencia diferente con cada partida. Algo que se puso de moda hace décadas, con los juegos tipo rogue. Así, nos enfrentaremos a un generador de niveles que nos olo cambia las pareces y plataformas de sitio, sino las recompensas y enemigos. Con esto, se supone que tendremos un juego distinto cada vez que lo carguemos.

La dificultad e imposibilidad de aprendernos los recorridos hace que nos enfrentemos a un reto muy serio. Es la intención de GRIP Digital, que estiman en una hora el tiempo mínimo necesario para terminarse Tower of Guns. Pero, según afirman, ese tiempo es algo teórico, pues las variaciones nos harán invertir bastante más y la rejugabilidad parece garantizada.

Muchas balas en el lanzamiento de Tower of Guns para Xbox One.

Muchas balas en el lanzamiento de Tower of Guns para Xbox One.

El lanzamiento de Tower of Guns llega con un par de vídeos en los que vemos su estilo, la posibilidad de conseguir mejoras, niveles secretos y hasta tiempo bala… con balas por todas partes. Vamos, que no se trata solo del típico juego en que tirar para delante y sortear peligros nos lleva al final. Promete implicar algo de atención para salir airosos y no tener que volver a empezar. ¿Y para cuándo lo tendremos por Xbox LIVE? Pues desde ya mismo, para Xbox One en tu bazar, si el servidor de tu zona ha sido generoso. ¿Por cuánto nos saldrá este nuevo lanzamiento de id@XBOX? Por 14,99€, que nos parece va a ser el estándar donde antes veíamos 12,99€ y cantidades más bajas. Deben ser cosas de la devaluación del euro, ¿verdad, Major Nelson?