Los ataques a Xbox LIVE en 2014 fueron una buena lección

Phil Spencer afirma que aprendieron mucho de los ataques a Xbox LIVE en 2014 y que enseñaron mucho a Microsoft de cara al futuro.

Nadie nace aprendido, aunque esta excusa no ha sido la típica de Microsoft de cara a justificar los ataques a Xbox LIVE en 2014. Es más, desde la compañía de Redmond, nuestro aclamado líder y salvador Phil Spencer ha hecho algunos comentarios al respecto. El escenario ha sido la Games Developers Conference 2015 de San Francisco, mientras se rodeaba de la élite del sector.

Parece que Lizard Squad sí estuvo detrás de los ataques a Xbox LIVE en 2014.

Parece que Lizard Squad sí estuvo detrás de los ataques a Xbox LIVE en 2014.

Las pasadas Navidades fueron una época de altibajos. Por los lanzamientos, las carreras de los desarrolladores por llegar a la campaña con sus juegos, los grandes títulos que se agolparon en las estanterías y los problemas que vinieron junto a ellos. Los servicios online echaban humo, debido a los millones de consolas que se enchufaron en los hogares. Muchos de ellos, jamás habían tenido una conectada a Internet, con lo que todo parecía nuevo, también algunos casos en los experimentados departamentos de Xbox LIVE o PSN.

Con los nuevos usuarios, también llegaron los ataques a Xbox LIVE en 2014, que al parecer fueron de los más potentes que jamás habían tenido servicios de consumo. La escala mundial, el volumen de tráfico que necesitan los juegos o películas actuales y la diversidad juegan en contra de las compañías que ofrecen algo así. De ahí que los ataques DDoS (Denegación de servicio) sean una de las preocupaciones que más horas de sueño quitan a los administradores del sistema.

En el caso de los ataques a Xbox LIVE, Lizard Squad se responsabilizó de estos. Ahora, pasados varios meses, Phil Spencer hace balance de la situación y muestra un lado positivo de la situación. “Nuestro compromiso con los usuarios es ofrecerles un servicio robusto y de confianza”, afirma el Jefe. Es más, ha dejado ver que se trata de una situación en la que comparte sinergias con la competencia. Ha mantenido conversaciones con Nintendo y Sony al respecto. Afirma que no conviene tener PSN caído, que no ayuda, porque crea desconfianza y frustración en un sector que necesita lo contrario.

Podemos sacar la conclusión de que Microsoft ha aprendido de los ataques a Xbox LIVE en 2014, pero también que el sector está ahora más unido de lo que parece frente a ciertos asuntos. ¿Se verán los frutos esta cooperación entre contrincantes de alguna otra manera, aparte de mejorar sus servicios online?