Más opciones de energía en Xbox One

Ahora que Kinect no es indispensable, Microsoft modifica las opciones de energía en Xbox One para dar más posibilidades de ahorro.

Cuando se anunció Xbox One, esta parecía diseñada para estar en espera las 24 horas del día. Pendiente de nuestras órdenes a Kinect y de cualquier cosa que pasara por delante, para detectarla, interpretarla y obrar en consecuencia. Sin embargo, el “trolleo” masivo y los problemas de comunicación desembocaron en un cambio de planes. Así, estamos en 2015 y Kinect no hace falta, nuestras consolas tienen un modo de suspensión eficiente… pero no ha habido cambios en las opciones de energía en el Dashboard o interfaz de la consola. Algo que va a solucionarse en breve, quizá con la actualización de mayo para Xbox One.

Las opciones de energía en Xbox One mejorarán con el tiempo y actualizaciones.

Las opciones de energía en Xbox One mejorarán con el tiempo y actualizaciones.

La situación durante meses ha sido que teníamos solo dos opciones de energía en Xbox One. Una que apagaba la consola del todo y nos obligaba a pasar por todo el proceso de encendido cada vez… u otra que dejaba la máquina en suspensión, con un encendido en pocos segundos. El problema, en este segundo caso, es el consumo energético del sistema. Que puede suponer hasta 15 dólares anuales, según los cálculos de algunos ahorradores norteamericanos. Es un tema delicado, la verdad.

Así que, ante las peticiones para arreglar el asunto, en Microsoft han decidido ampliar las opciones de energía en Xbox One. De manera que tengamos la de ahorro máximo como hasta ahora, con un apagado casi total. Así como el modo en suspensión, con la función “Xbox encender” a pleno rendimiento. Entre medias, tendremos la posibilidad de ahorrar con alguna opción más, que prescindirá de funciones concretas, casi todas relacionadas con Kinect. Esperemos que no tarden en llegar, si es que no lo han empezado a hacer ya, aunque sea solo para los usuarios inscritos en el programa de Preview.