Lo nuevo del mando de Xbox One: sticks, gatillos y el pad digital

Xbox One viene con un mando nuevo, que mejora lo visto en Xbox 360 y guarda unos cuantos trucos aún por descubrir.
Síguenos y da a Me gusta:

Cuando hablamos del mando nuevo de Xbox One solemos acordarnos solo de los motores en los gatillos. Sí, son lo más notable, porque se notan. Pero hay más en ese amasijo de plástico, metal, sticks y alma digital.

En Forza Motorsport 5, que sintamos el motor en las yemas de los dedos, el cambio o el agarre no es para tanto. Vale que los primeros minutos nos centramos en eso, pero según nuestro estilo de conducción o el nivel de dificultad, puede obligarnos a desactivarlo. Es lo que tiene querer sentir que aceleramos lo justo o que los frenos están en la posición idónea. Si los gatillos vibran, la cosa se complica. Es divertido y se disfruta en los modos más arcade, pero Forza tiene otras cualidades. Sí, en resumen, un mando como el nuevo de Xbox One puede hacer que un juego parezca otro: punto para Microsoft.

Para decir que el mando de Xbox One es el mejor de todo el mercado, solo hay que preguntar por la generación anterior. Con Xbox 360, la crítica ha sido muy favorable al gamepad original de esta. Es más, con revisiones como Averdeen se consiguió arreglar algún defecto, como el de la cruceta digital en los juegos de lucha. Pero en Xbox One las cosas han mejorado aún más, al menos, esto es lo que anuncian en Microsoft: 40 diferencias respecto al anterior.

Entre lo más destacado, que nos va a hacer acostumbrarnos por un tiempo, están los sticks analógicos. Estos tienen ahora un anillo rugoso para que no se nos escape. Tampoco es que esto diera problemas con el anterior, pero sí parece haber mejorado en durabilidad. El sudor, parece que no nos jugará malas pasadas en momentos de tensión. Además, la seta es un poco más pequeña y hay más sitio entre la base y la copa de esta. En general, la sensación es de tener más recorrido, con lo que tendremos que acostumbrarnos.

Mando Xbox One frontal

El rediseño del mando de Xbox 360 es una novedad en Xbox One.

Otro punto que ha cambiado es la cruceta digital. Habrá quien eche de menos la opción de girarla para tener las direcciones más marcadas. Esto se ha perdido y ahora las direcciones están más incrustadas en la superficie del mando. Es más fácil acceder a menús verticales y horizontales, además de que los movimientos en juegos de lucha se hacen con más precisión. Sí, en lugar del stick analógico o un mando arcade, hay quien prefiere este tipo de crucetas. Por cierto, al pulsar las direcciones se tiene la seguridad de haberlo hecho por un click muy suave al final.

La alimentación también ha cambiado de sitio. Da la sensación de que el mando es más pequeño, que hay más sitio para poner las manos. Todo gracias a que las baterías han cambiado de sitio, se han situado en horizontal y están a la altura de los índices. Admite dos pilas de tipo AA, pero también unidades recargables a través de un cable micro-USB.

En general, el peso ha disminuido, los controles y botones se mantienen en la misma distribución y tenemos detalles como la vibración independiente en más puntos del mando. El cambio de nombres para los botones Back y Start, por Menú y View, son algo más estético y que se integra con una interfaz nueva. También se ha ganado en que pueden usarse hasta ocho controladores de forma simultánea, frente a los cuatro de xbox 360.

De los trucos que aún se guardan Microsoft y los desarrolladores, está el de los LED del mando de Xbox One. Se supone que cada unidad se puede identificar con la combinación de Kinect y la sincronización propia del mando. Esto, de momento, está sin explotar en los juegos, pero con títulos familiares puede ser una verdadera mina.

Síguenos y da a Me gusta:


Comentarios
  1. Yiyou
    • Link
      • thegorka
        • XMsieg
          • thegorka
      • Yiyou
  2. XMsieg
  3. Tucson_XM