Phil Spencer habla de la nube y discos duros externos en Xbox One

El próximo E3 veremos la nube de Xbox One en acción y, seguramente, discos duros externos para la consola. Al menos, eso esperamos, aunque sea más bien tarde que pronto.

Usar la nube para mejorar los gráficos de Xbox One, discos duros externos para almacenar juegos, música, películas, aplicaciones etc. Más títulos exclusivos que alimenten la consola. Todo esto y más lo veremos, si los planes siguen su curso, antes de junio de 2014. Fecha para la que está previsto el E3, la mayor feria del ocio interactivo que conocemos. Así lo deja caer Phil Spencer, uno de los directivos que se mantienen al frente de Xbox, tras la llegada de Satya Nadella al puesto de CEO.

Cambiar disco duro de Xbox One

De momento, Xbox One no permite cambiar su disco duro interno ni usar unidades USB para instalar juegos.

Pero, ¿qué secreto se guardan en Microsoft y concretamente Spencer que no pueden contar aún? Según muchos expertos que han aportado su talento en juegos, aplicaciones serias y se dejan ver por los GDC cada año, la nube no es viable para renderizar y transmitir un juego en tiempo real. Aunque sí para jugar de forma remota, que es diferente, como han demostrado con Gaikai u Onlive. Algo que, desde Microsoft, se ha rebatido con matices. La física de elementos concretos en mundos extensos, cuya iluminación cambia conforme avanza el día, o la actualización de ciertos comportamientos entran en la ecuación y, no solo descargarían a la consola de ese trabajo, sino que aportarían un extra imposible para esta en solitario.

Parece que la experiencia ofrecida por los drivatar de Forza Motorsport 5 ha sido un buen principio. Que Titanfall será otro paso más. Pero que hasta finales de año no tendremos algo que nos haga ver la nube como un elemento diferenciador de Xbox One, si es que sus aplicaciones estrella no se van a 2015. Esperemos que el próximo E3 2014 sea el momento de los anuncios y, además, de las demostraciones en vivo. De ahí a aplicarlo en todos los juegos, seguro que no es nada (guiño, guiño).

En cuanto al disco duro de Xbox One, uno más grande, también tenemos noticias que parecen buenas. No hay nada confirmado, pero según comenta el Chief Product Officer de Xbox, Marc Whitten, Microsoft trabaja con la lista de quejas que reciben de los usuarios. Una, que nos afecta especialmente, es el espacio en disco. Los 500GB menos el sistema y todo lo demás se nos han quedado en nada al instalar algo más de 10 juegos. ¿Y ahora qué? ¿Esperamos una desinstalación y si queremos volver a jugar a ese título, otra media hora de copia de datos y quién sabe cuánto de puesta a punto?

La solución nos parece muy sencilla y ya estaba en Xbox 360: unidades externas por USB. Además, en Xbox One, con sus mejoras de seguridad, fiabilidad y, sobre todo, puertos USB 3.0, podemos tener una experiencia mucho mejor que en la generación anterior. Solo hace falta voluntad y tener discos duros o llaves de memoria que aprovechen esos teóricos 6gb/s de cada puerto. Seguro que no hay mucha diferencia entre esto y el disco de serie.

Eso sí, esperemos que Microsoft no nos obligue a usar unidades licenciadas, porque sería un gran paso atrás. ¿No te parece?