Problemas con Shape Up para Xbox One con Kinect

Parece que también hay problemas con Shape Up para Xbox One con Kinec. El juego de hacer ejercicio mientras te diviertes no ha tenido un lanzamiento suave.

Otro de los títulos que se apuntan a un lanzamiento accidentado llega de la mano de Ubisoft… ¿Cómo? Pues sí, hay problemas con Shape Up para Xbox One con Kinect. El título de hacer deporte y divertirse al mismo tiempo, algo inaudito, sufre de un problema de lo más curioso. Parece llevarse mal con nuestros perfiles y tiende a cerrarse sin más. Eso sí, con una especie de cuelgue al estilo de los 16 bit… ruido horrible incluido.

Sí, ha habido problemas con Shape Up para Xbox One, pero su exclusividad merece que se solucionen.

Sí, ha habido problemas con Shape Up para Xbox One, pero su exclusividad merece que se solucionen.

Una de las soluciones, temporal hasta que llegue una actualización del juego, es iniciar el juego sin un perfil arrancado. Sin embargo, esto solo parece arreglar el tema de forma temporal, ya que en cualquier momento puede volver a echarnos de la partida, al menú principal de Xbox One.

Otros usuarios han comprobado que con tan solo cambiar la imagen del perfil les permite empezar a jugar. Pero en estas situaciones también parece un arreglo momentáneo.

De todas las maneras, la idea que Ubisoft Montreal parece ofrecer con Shape Up tiene mérito. A base de juegos más o menos tradicionales, transporta a Kinect y Xbox One pruebas clásicas como las que algunos disfrutarían en los Winter Games, Summer Games o World Games de Epix y compañía. En lugar de desplazarnos al gimnasio, podemos hacer deporte sin salir de casa y sudar de lo lindo o prepararnos para ir a esquiar, por ejemplo.

La idea de Shape Up es que nos divirtamos y el tiempo se nos pase rápido mientras hacemos ejercicio, sin que nos demos demasiada cuenta o suframos demasiado por el esfuerzo. Al menos, para nuestro cerebro, puede parecernos mejor que hacer repeticiones sin más.

Otra de las bondades de Shape Up es que graba nuestras sesiones y nos permite mandarlas a otros usuarios de Xbox LIVE. Así podemos ofrecer desafíos a los amigos o regalarles un entrenamiento concreto. Los retos o entrenamientos tienen duración diferente según el tiempo que tengamos o lo que elijamos, pero desde el principio del juego nos avisan de que solo necesitamos 15 minutos para una sesión. Algo que animará a más de uno.

Hay ejercicios de 90 segundos para quemar calorías con rapidez, misiones de entrenamiento de cuatro semanas con mucho cardio, desarrollo muscular, levantar elefantes, adelantar a un tren en marcha o llegar a la Luna haciendo sentadillas… Vamos, que parece lo suficientemente variado y divertido para que se nos pase el tiempo sin pensar mucho en ello.

Esperemos que los problemas con Shape Up para Xbox One con Kinect se solucionen pronto y tengamos otra opción a la altura de Kinect Fitness, que de momento es nuestro favorito para la nueva generación en el campo del entrenamiento personal.