Takashi Sensui deja de ser el responsable de Xbox Japón

Takashi Sensui deja de ser el máximo responsable de Xbox Japón pero no se desvinculará de Microsoft. 8 años después, quizá ha llegado la hoa de un cambio.

En el año 2002, un tal Takashi Sensui entró a trabajar a la división japonesa de Xbox sin hacer mucho ruido. Cuatro años más tarde, se erigió como máximo responsable de la misma y consiguió que, durante una breve temporada, la situación en tierras niponas pareciera controlada. Hoy, toca despedirnos de él. Tranquilos, no se ha muerto ni ha ocurrido ninguna desgracia, simplemente deja su puesto por motivos desconocidos.

Takashi Sensui deja de ser el máximo responsable de Xbox Japón.

Takashi Sensui deja de ser el máximo responsable de Xbox Japón.

Microsoft nunca se ha llevado bien con Japón pese a que en la época de Xbox 360 se juntaron un par de lanzamientos que llevaron a pensar a medio mundo que los de Redmond podrían hacerse por fin un hueco en tan complicado mercado. Nos referimos a los lanzamientos de Blue Dragon y Lost Odyssey, ambos de Mistwalker y por ende del legendario Hironobu Sakaguchi.

Sakaguchi y compañía hace tiempo que no se centran en consolas de sobremesa y el género JRPG está bastante muerto en la nueva generación en estos instantes, lo que ha llevado a Phil Spencer a bromear en alguna que otra ocasión con llamarle para que comiencen a trabajar en algún JRPG para Xbox One, que realmente sería la clave con tal de conseguir que la marca Xbox recuperara terreno en Japón.

Independientemente de ello, nos enteramos gracias a Famitsu de que Takashi Sensui dejará de ser el responsable de Xbox Japón. No sabemos el motivo de esta decisión ni quién se encargará de dirigir a la división tras él, pero sí que Sensui no se desvinculará del todo de Microsoft, ya que seguirá trabajando para la compañía como responsable del grupo Interactive Entertainment Bussiness.

Veremos si la salida de Takashi Sensui y su correspondiente reestructuración nos deja alguna sorpresa en lo que respecta a Xbox One y Japón… sorpresa de la que probablemente nos beneficiaríamos todos.