El The Elder Scrolls Online de Xbox One diferirá del de PC

Algunos cambios que hemos visto desde la beta de The Elder Scrolls Online en PC no llegarán a Xbox One tal cual se han dado en ordenadores.

Desde Bethesda confirman datos de The Elder Scrolls Online en PC, antes de su llegada a Xbox One para junio de este año. Si todo va bien, será cuando entraremos de lleno en Tamriel, otra vez. Pero esta vez lo haremos en compañía de amigos, enemigos y NPC a montones. Sobre todo, si tenemos en cuenta que la beta para PC se ha llenado con unos cinco millones de usuarios que han investigado, destrozado y añadido su grano de arena al desarrollo de este TESO.

Pero la versión de prueba para ordenadores ha servido para saber, también, qué funciona ahí y no lo haría en una consola. Por mucho que tengamos teclados compatibles con Xbox One o Kinect para comunicarnos, The Elder Scrolls Online para la máquina de Microsoft será diferente en muchos sentidos. No solo la interfaz va a cambiar, como era de esperar. Aunque sí se respetará que haya pocos elementos en pantalla, algo que en PC no es tan habitual como en consolas.

Una de las diferencias más notables entre los primeros pasos de la beta de The Elder Scrolls Online y su versión final será el tutorial del inicio. Este ha sido criticado desde el PC por ser demasiado guiado. Tranquilo, porque todo puede cambiar y lo que viene a continuación solo será un “spoil” si nunca has jugado a un Elder Scrolls… como que empiezas encerrado en prisión, te escapas y sigues unos pasillos para luego encontrarte una sorpresa. En la versión final, tras ese paseo guiado, quizá nos despertemos en una de las islas o en medio de una ciudad, con libertad para investigar. Es decir, habrá cosas que hacer a nuestro antojo, más allá de lo ideado inicialmente.

Mientras en PC se darán oportunidades de exploración desde, prácticamente, los primeros momentos del juego real, en consola puede que tardemos algo más. Una licencia que parece diseñada para los usuarios que elijan Xbox One, por eso de que hay menos costumbre en el género. Digamos que, al principio, todo será más parecido a un The Elder Scrolls tradicional y menos MMORPG. Aunque esto durará poco, pues el juego ofrece muchas opciones; desde construir a crear grupos de jugadores que trascenderán más allá de nuestras vidas virtuales.

¿Tienes ya una raza favorita para The Elder Scrolls Online en Xbox One?

¿Tienes ya una raza favorita para The Elder Scrolls Online en Xbox One?

Otro de los aspectos que puede cambiar entre PC y consolas son las opciones de personalización, mods aparte. Esto viene de la posibilidad de modificar lo que vemos en pantalla. Con una interfaz que parece bastante limpia cuando jugamos, pero que en PC se puede llenar de datos a nuestro antojo. Incluso sin modificaciones, típicas de esta plataforma. Mientras, en Xbox One, habrá algunas limitaciones en la personalización, de cara a ofrecer una experiencia más directa y accesible en pantallas de gran tamaño, pero resoluciones limitadas a 1.920×1.080 puntos.

Seguimos con los detalles que sí llegarán a The Elder Scrolls en Xbox One, con una curiosidad. ¿Alguien recuerda cierta montura sobrevalorada? Sí, aquella que en Oblivion desató la polémica… pues, como broma u homenaje, una de las primeras micro-transacciones del juego online será eso, una montura. Esperemos que con un precio simbólico o una utilidad desmesurada, claro, a cambio de nuestro dinero real.

Por último, en paralelo a la nube de Microsoft, Bethesda ha anunciado que la inversión en The Elder Scrolls Online es muy alta. Que sus servidores estarán sobredimensionados en número y capacidad desde el primer día. Que no habrá lag… aunque esto, a nosotros en Xbox One, nos despreocupa un poco. Pete Hines y compañía solo tienen que estimar el número de servidores necesarios, hacerlo con ojo, y luego duplicar la petición antes de enviarla a Microsoft. El resto es cosa de Azure y Xbox LIVE. ¿Tienes ganas de que llegue junio, con el lanzamiento de The Elder Scrolls Online para Xbox One?