Ubisoft limita Assassin’s Creed Unity a 900p y 30 FPS

Ubisoft limita Assassin's Creed Unity a 900p y 30 FPS por segundo en Xbox One y PS4 para facilitarse el lograr una experiencia next gen.

A estas alturas de la vida nos gusta más discutir sobre la resolución y otros aspectos técnicos de un juego que sobre la calidad del mismo. Desde hace unos días sabemos que jugaremos a Assassin’s Creed Unity a 900p y 30 FPS en consolas, y en vez de intentar entender los motivos de esta decisión por parte de Ubisoft, la polémica ha sido la única protagonista asegurando que la culpa de esta limitación es de Xbox One. Complejos de manos negras que mueven los hilos por todas partes, básicamente.

La noticia la dio Vincent Pontbriand, productor de Assassin’s Creed Unity, la semana pasada mientras justificaba la decisión con varios argumentos inteligentes. Posteriormente, sus compañeros más cercanos también opinaron sobre el debate de forma algo desafortunada, y a raíz de estas declaraciones la polémica empezó a crecer, acusando a Xbox One de limitar una posible versión de PS4 a 1080p y 60 FPS, el considerado estándar de oro en estos temas. Pero dicha decisión tiene más motivos que el de evitar comparaciones entre consolas, sí.

Los NPC y su inteligencia artificial, responsables en cierta medida de Assassin's Creed Unity a 900p y 30 FPS.

Los NPC y su inteligencia artificial, responsables en cierta medida de Assassin’s Creed Unity a 900p y 30 FPS.

Ante el follón montado, Pontbriand volvió a dirigirse a la comunidad para volver a hablar de Assassin’s Creed Unity a 900p y 30 FPS. Hay que tener en cuenta que la París en la que se desarrolla la acción es de una escala casi real, que también tenemos a nuestra disposición muchos interiores que explorar, que podremos disfrutar de un multijugador competitivo para hasta cuatro jugadores, que habrá un millar de NPC simultáneamente a nuestro alrededor con los que interactuar… y todo esto, sin tiempos de carga y de forma fluida para vivir la Revolución Francesa a lo grande.

De hecho, la inteligencia artificial de todos los personajes es la principal responsable que Ubisoft decidiera capar Assassin’s Creed: Unity a 900p y 30 FPS en consolas. Esta pequeña limitación facilita el trabajo de la compañía francesa a cumplir con los puntos antes citados, consiguiendo así ofrecer una experiencia de nueva generación por primera vez en la saga, que al fin y al cabo es lo que se busca tras cuatro años de desarrollo. Un mal menor considerando lo que tiene para ofrecernos, ¿no creéis?

Assassin’s Creed Unity llegará a Xbox One, PlayStation 4 y PC en noviembre, mientras que las consolas de la pasada generación han de conformarse con Assassin’s Creed Rogue. ¿Creéis que le pasará factura la decisión de Ubisoft?