Habrá nazis en Assassin’s Creed Unity

Habrá nazis en Assassin's Creed Unity... y no, no es broma. El Animus fallará en plena sesión y veremos a Arno en la París de la Segunda Guerra Mundial.

¿Nazis en Assassin’s Creed Unity? ¿Es una broma? Pues no, en absoluto. Y de hecho, tiene una explicación muy sencilla que cualquiera que haya jugado a algún título de la saga puede deducir exprimiéndose un poco los sesos. Os dejamos unos momentos de intimidad.

Habrá nazis en Assassin's Creed Unity... y no, no es broma.

Habrá nazis en Assassin’s Creed Unity… y no, no es broma.

¿No ha habido suerte? Bueno, no pasa nada. Por mucho que la aventura protagonizada por Arno se lleve a cabo en la París de la Revolución Francesa, la presencia de nazis en Assassin’s Creed Unity se justifica con el uso de la herramienta que hace de pilar en la saga: el Animus.

Ya sabéis que además de trasladarnos a épocas pasadas en cada juego, existe una segunda aventura en paralelo ambientada en el mundo contemporáneo que gira en torno a una máquina a través de la cual una persona puede viajar al pasado y revivir fragmentos de la vida de sus antepasados. La cosa es mucho más complicada, pero partiendo de esa base y de un fallo del Animus se entiende que los acontecimientos no sigan su curso y terminemos cruzándonos con nazis de Assassin’s Creed Unity.

Para que nos hagamos una idea de qué demonios ocurrirá, Ubisoft ha compartido con nosotros un tráiler que responde al nombre de Anomalías temporales en el que se nos presenta la situación como un nuevo modo de juego. Pasear por la París de la Segunda Guerra Mundial ocupada por el ejército alemán no será tan placentero como hacerlo en el contexto que nos propone originalmente Assassin’s Creed Unity, pero ver a Arno escalando la Torre Eiffel y usando una ametralladora pesada para rechazar a sus perseguidores es… bueno, curioso.

Los nazis de Assassin’s Creed Unity llegarán a Xbox One, PlayStation 4 y PC el próximo 13 de noviembre, pero para ir matando el hambre podéis echar un ojo a parte de su comienzo. ¿Os imagináis que nos toca reescribir la historia y matar a algún pez gordo del conflicto?